Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 30 octubre 2012


Equipo CCINFO

Las modificaciones laborales siempre nos afectan. Estamos acostumbrados a trabajar en un ambiente más ameno como son las bibliotecas, en las que los cambios de personal son mucho más lento que en las oficinas de empresas. Pero, no obstante, a veces surgen oportunidades más tentadoras, o se acerca el momento de la jubilación, a veces tan añorada, y entonces, los cambios pueden afectar al resto del personal.

En las bibliotecas el personal ya está acostumbrado al cambio tecnológico que lo obliga a aprender el uso de nuevas herramientas, pero cuando alguien se va, los cambios son diferentes.

Entre los cambios de personal, puede ocurrir que el jefe o director de la biblioteca se retire por diversos motivos. Sin adentrarnos en ellos, lo que sí nos importa es cuál será la reacción del personal cuando este puesto sea ocupado por otra persona.

En realidad, para el personal no resultará muy fácil cambiar de jefatura, en especial si ya se lleva trabajando con esa persona por muchos años. La relación con el jefe puede que haya sido buena, excelente o desesperante, no obstante, un jefe nuevo es un enigma, un gran interrogante que produce mucha incertidumbre.

Todos tenemos hábitos o maneras de trabajar que ya fueron negociadas con el jefe; pero de repente viene otra persona y todo cambia, tiene una dinámica diferente de trabajo, sus pautas son más laxas o más rígidas, pero son diferentes. Incluso exige resultados al corto plazo.

Por otra parte, si lo vemos con la óptica del nuevo jefe, su situación tampoco es muy sencilla. Tiene que enfrentar a un nuevo grupo de trabajo que tiene determinadas modalidades de trabajo, quizá distintas a la que está acostumbrado. Por lo tanto, el nuevo jefe debe ser lo suficientemente coherente y discreto para hacer una transición efectiva y no traumática para nadie.

Lo importante es asumir una actitud de respeto y de buena predisposición, así, en un ambiente laboral más ameno, resultará más sencillo conocerse y llegar a un acuerdo de modalidad de trabajo.

Tenemos que partir de la base de que un nuevo jefe:

Un buen jefe mantiene todo lo bueno que ofrece el sistema y modifica todo aquello que es realmente vulnerable

Para poder llevar a cabo la primera etapa de transición tiene que contar con la cooperación de todo el personal. hay que cumplir con todas las tareas en los tiempos asignados

El nuevo jefe puede pedirle al personal hacer tareas que hasta el momento no se habían pautado, pero debe llegar a un acuerdo con los mismos para evitar desviaciones e inconsistencias en el momento de realizarlas

En probable que el nuevo jefe valore la proactividad del personal; por lo general la incorporación de un nuevo jefe promueve un aire de renovación en el sector

La concentración será una clave del buen administrador. Prestar atención en el momento preciso señala la diferencia entre la eficacia y los malos resultados

Es importante que el personal y el nuevo jefe aprendan a escucharse muy bien, ya que es mas que probable que algunas modalidades de trabajo dejen de practicarse y aparezcan nuevas maneras de hacer y de saber hacer.

Ser el nuevo en un sector de trabajo siempre es muy difícil y estresante, pero si el nuevo es el jefe, se entremezclan los sentimientos, las ganas o no de cooperar con el nuevo, así como la frustración de sentir que el trabajo del personal no fue lo suficientemente valorado como para tener a algunos de ellos en cuenta para asumir el puesto de trabajo que ha quedado acéfalo.

En cuanto al nuevo jefe, este por un tiempo se sentirá expuesto y evaluado constantemente, no solo por el empleador, sino también por el personal a cargo.

Entonces, sin importar de qué lado se esté, la aparición de un nuevo jefe de sector es una situación que puede producir roces y malos entendidos que deben ser solucionados de inmediato con la finalidad de que el lugar siga o empiece a suministrar un servicio adecuado.

Fuente: Consultora de Ciencias de la Información

Read Full Post »


La fusión de las dos empresas moverá un volumen de negocios cercano a los US$ 3.800 millones. Las autoridades de Alemania y Gran Bretaña aún deben autorizar su formación.

Una combinación poderosa involucra a dos de las seis editoriales más grandes del mundo. Berteslsmann, el grupo de medios de comunicación más grande de Europa, anunció la fusión de su editorial Random House con Penguin, otra editorial del grupo británico Pearson.

Esta nueva compañía será propiedad de Bertelsmann –de origen alemán- en un 53%, mientras que Pearson tendrá el porcentaje restante. Si bien no se conoció el valor de esta fusión, se estima que fue de entre US$ 2 y 3 millones. El actual CEO de Random Hoyse, Markus Dohle, se convertirá en el jefe ejecutivo de este grupo.

Thomas Rabe, jefe de Bertelsmann, dijo que serán capaces de “editar libros con mayor eficacia, tanto en formatos tradicionales como digitales”. El volumen combinado de negocios alcanzaría los US$ 3.800 millones, según informa el diario El País. Random House cuenta con 45 editoriales y publica unos 200 títulos mensuales en distintos géneros y formatos. Por su parte, Penguin se enfoca en los libros de literatura y ensayo en lengua inglesa.

El sector editorial está expectante de los próximos pasos de este gigante. Se cree que el nuevo grupo mirará fuera de Europa y apuntará a mercados como India, China y América Latina, para desarrollarse con el empuje de las economías emergentes.

Tan sólo en los Estados Unidos este grupo tendrá en su poder a los autores más conocidos, como John Grisham, E.L. James, Patricia Cornwell y Tom Clancy. Pero esta unión colosal deberá enfrentarse al crecimiento de los libros electrónicos y de los distribuidores de Internet, tal como Amazon, Google y Apple, que ofrecen libros electrónicos a precios baratos.

Las autoridades de Alemania y Gran Bretaña aún deben autorizar esta fusión, y se estima que se dará a mediados de 2013. Hasta ese momento, las actividades de ambas editoriales circularán por carriles independientes.

Fuente: Infobae

Read Full Post »


Lic. Marcelo de la Puente

Google es un buscador de páginas web. Cada cierto tiempo analiza la red guardando información que incorpora a su base de datos. Así, cuando hacemos una búsqueda, Google busca en su “memoria” hasta encontrar la respuesta más adecuada. Su base de datos cuenta con más de tres mil millones de páginas web.

Además, Google nos permite localizar imágenes, las últimas noticias y cuenta con un archivo histórico y actual que garantiza encontrar las respuestas sobre las preguntas que le estamos formulando.

Para comenzar, Google permite realizar una búsqueda simple o una búsqueda experta, por medio de la cuál empleamos una serie de filtros que nos permite llegar a encontrar con exactitud la información que necesitamos.

Si nuestro problema es la ortografía, Google nos soluciona el tema ya que detecta las erratas y sugiere el nombre correcto. También es posible indicar el formato dl archivo que deseamos y el idioma en que estamos dispuestos a leer la información.

Muchas veces requerimos información de páginas que son actualizadas habitualmente, para ello debemos ir a búsqueda avanzada, luego a buscar resultados para configurar la búsqueda y a continuación emplear el apartado para configurara la búsqueda por fecha de actualización clikeando “en cualquier momento” y seleccionando en el menú: los {últimos 3 meses, los {últimos 6 meses, el año pasado.

Google permite averiguar quién enlaza tu web para ello hay que entrar a búsqueda avanzada, poner la dirección de la web, buscar, y así aparecen todas las páginas que linkean la tuya.

Este motor de búsqueda cuenta con un directorio temático, que le permite tener una clasificación de las páginas por medio de categorías.

Muchas veces queremos recuperar algunas páginas pero aparece la leyenda de que la misma ya no existe. Google guarda una copia de las webs de manera que si la original ya desapareció podrá acceder a una copia. Para ello hay que pulsar el botón atrás del navegador y ya en la página de resultados de Google, se busca la referencia interesada y se hace clik en el enlace caché. Así, pasados unos segundos se abrirá una nueva ventana en la que se podrá ver una copia de la página web de la que dispone Google.

Google puede traducir páginas web en varios idiomas, lo que resulta sumamente útil cuando no conocemos el idioma pero necesitamos la información. A la derecha del título de la búsqueda se encuentra la leyenda “traduzca esta página”, clikeando allí se abre una versión traducida de la página.

En la pantalla de búsqueda se pueden escribir operaciones matemáticas y actúa como una calculadora.

También se pueden obtener rápidamente el precio de la cotización de acciones, así como también gráficos y enlaces relacionados, simplemente escribiendo el código de la acción en Google.

Hay mucho más trucos que permiten utilizar al máximo el buscador, haciendo una simple búsqueda en Google podrán enterarse.

Fuente: Consultora de Ciencias de la Información

Read Full Post »


Equipo de CCINFO

Un segundo empleo puede ayudar a cubrir gastos extras como ahorrar para unas vacaciones, una reforma en la casa, para un imprevisto, etc. También es una buena manera de formar una base financiera con vistas a alcanzar un objetivo a mediano o largo plazo. O a veces, simplemente, nos permite obtener dinero para llegar a fin de mes.

La verdad es que cada vez más profesionales buscan la posibilidad de tener un segundo empleo que les brinde una alternativa de ganar dinero extra que tendrá una determinada finalidad.

Muchas veces la crisis económica minan el salario que percibimos y lo que antes nos alcanzaba para vivir hoy ya no es así, por ese motivo, necesitamos algunos pesos más para llegar a fin de mes.

El nuevo trabajo tiene que ser part time. En caso contrario resultará insostenible en el tiempo debido al gran agotamiento físico y mental que esta situación produce en el individuo. Muchas veces el trabajo en las bibliotecas requieren de un importante esfuerzo físico y mental, lo que resulta agotador pensar en terminar de uno y empezar en otro trabajo sin descanso, incluso, sometiéndonos al problema del traslado de un trabajo a otro para luego volver a viajar para llegar a casa.

También es razonable en pensar en un empleo que pueda realizarse desde casa ya que el hogar provocará menos estrés y evitaremos todos los trastornos del viaje.

Se puede pensar en participar en clases de educación a distancia, tanto para el mercado formal como el informal, que permite acomodar los horarios así como tomar la decisión de la cantidad de alumnos que se desea aceptar.

Se puede emplear la lista de contactos y amigos de las redes sociales, ya que las mismas podrán aportar buenas oportunidades para evaluar, tanto para trabajar medio tiempo en una institución como desde casa.

Otra posibilidad de trabajo en casa es comenzar con un micro emprendimiento, por ejemplo, ofrecer un servicio de traducciones o de búsqueda bibliográfica a profesionales y/o empresas.

El trabajar en casa también nos obliga a encontrar un espacio para desarrollar el trabajo, un espacio en el que no tengamos mayores distracciones provenientes del entorno familiar y que pueden provocar que, finalmente, debamos dejar este trabajo ante los magros resultados que podamos brindar al empleador.

¿Necesitamos un ingreso extra? Es bueno plantearlo con objetividad ya que trabajar tantas horas puede producir diferentes malestares en la salud de una persona. Quizás, podría solicitar a su empleador un par de horas extras y con eso solucionar sus problemas de dinero con rapidez, pero si no es posible que le concedan horas extras tendrá que buscar un trabajo de medio tiempo presencial o en línea.

En este caso, dicho trabajo deberá ser menos demandante ya que debe tener en cuenta que para cuando llegue a su segundo empleo ya se encontrará muy cansado, mucho más si la jornada laboral en el primer trabajo fue extenuante.

Piense, además, que su organismo en los primeros meses responderá sin mayores inconvenientes, pero a medida que pase el tiempo comenzará a sentirse muy cansado y se hará muy difícil continuar. Por lo tanto, un segundo empleo es simplemente para realizarlo por un tiempo limitado y no es una opción para el largo plazo.

Fuente: Consultora de Ciencias de la Información

Read Full Post »


Felicitaciones!! Ya terminaste tu carrera. Dentro de poco tiempo tendrás tu título entre tus manos. Tanto esfuerzo, tantas horas invertidas en viajes, clases, estudiando para preparar un parcial o un final, finalmente terminaron dejándote entre las manos un certificado que acredita que ya eres un profesional. Y ahora la pregunta del millón: ¿cómo sigue la historia?

Ya no eres más un joven sin responsabilidades ni compromisos laborales, ya llegó el momento de enfrentar el mercado laboral. Los objetivos y motivaciones son diferentes a las que tuviste como estudiante. Quizá tuviste el apoyo moral y económico de tu familia para estudiar y ahora tendrás que aprender a caminar un poco más solo, si bien la familia estará cuando la necesites ya llegó el tiempo de comenzar a planificar tu vida. Quizá ya has incursionado en el mercado laboral haciendo tareas diferentes a las que corresponden a tu profesión pero ahora hay que comenzar una búsqueda laboral más acorde a tus nuevos conocimientos.

En realidad, muchas personas no tienen claro que al terminar una carrera la vida empieza a cambiar; ya no hay más escusas para no intentar encontrar un trabajo relacionado con los estudios efectuados. Entonces, esta es una etapa de cambios profundos que se entremezclaran en los primeros tiempos con la nostalgia por el aula, docentes y compañeros.

A veces se extraña hasta a los compañeros más nefastos. Algunas veces preferimos estar en el aula, comer en el barcito, ver diariamente a los compañeros, a los docentes, o sea, llevar una vida de estudiante en la que el único problema. Es bueno dejar aflorar esos sentimientos de nostalgia de inmediato para después continuar con la vida ya que indudablemente, aunque en algún momento volvamos al aula a hacer un postgrado, todo va a ser diferente.

Lo más difícil entre dejar la universidad e intentar insertarse en el mercado laboral es buscar un trabajo. No es fácil, si antes no tuvimos tan siquiera la oportunidad de hacer una pasantía hemos llegado vírgenes al mercado y los empleadores siempre solicitan tener experiencia previa. Por lo general, un buen trabajo, o por lo menos una oportunidad de trabajo se dan después de unos seis meses de haber comenzado a buscarlo.

El ambiente laboral no es similar al universitario, hay otros factores que se ponen en juego otros factores: relacionarse con el personal de la institución, acoplarse a la modalidad de trabajo, compartir los objetivos y valores del lugar, trabajar en equipo, aceptar ser coordinado, etc. Todo recién graduado debe entender que deberá intentar una y otra vez su ingreso al mercado laboral, no desesperarse y cuando lo logra, no asustarse y salir corriendo ante el primer contratiempo.

Además, si no se tiene experiencia, hay que priorizar más que el salario la oportunidad de aprendizaje en el campo, y prepararse así, para una oportunidad más ventajosa desde el punto de vista económico.

Si no tienes claro que deseas quizá es conveniente tomar un año sabático en el que poder reforzar algunos conocimientos como por ejemplo nuevas tecnologías o idiomas. Ambos saberes te permitirán posicionarte con más facilidad en el mercado laboral. Esto lo recomendamos, en especial, cuando tu trabajo meta requiere del dominio de ciertos conocimientos que por el momento no tienes.

Por otra parte, queremos dejar en claro que terminar el grado y hacer una maestría no es del todo adecuado. Hay que retomar los estudios cuando ya se han adquirido tan siquiera algunos conocimientos básicos del campo de trabajo, ya que la visión que una personas tiene al convertirse nuevamente en alumno es mucho más beneficiosa para sí y para sus compañeros si ya cuenta con una experiencia importante en el campo laboral.

Es importante que al finalizar los estudios de grado tomes un poco tiempo en redactar tu CV, (en notas anteriores hemos tratado ese tema). Adoptar una posición seria y profesional, seleccionar con cuidado la foto a incluir, mencionar todos los grados o estudios que se realizaron hasta el momento. Si se ha trabajado, aunque no en el campo específico, pero lo realizado pueda aportar al puesto solicitado se lo puede mencionar, por ejemplo, un puesto como vendedor si se quiere trabajar en el área de atención al público o referencia demuestra que la persona tiene conocimientos de cómo tratar a un cliente- usuario.

Si se logra conseguir un empleo por medio de una red de contactos hay que recordar que sostener con la propia capacidad ese puesto laboral.

Finalmente, entiende que ya eres un graduado y por lo tanto la vida ha cambiado.

Fuente: Consultora de Ciencias de la Información

Read Full Post »


Read Full Post »


La semana de acceso abierto y la problemática del derecho de autor

Lic. Patricia Allendez Sullivan

La semana de acceso abierto se celebra a nivel mundial en el mes de octubre. Esta iniciativa se ha convertido en un movimiento a nivel global que promociona los principios de “Leer, compartir y avanzar” con el objetivo de promocionar el acceso abierto como una nueva forma académica y científica.

El movimiento propicia el acceso inmediato, sin requerimientos de registro, suscripción o pago a material educativo, académico, científico o de otro tipo, en especial de artículos de investigación científica de revistas especializadas con revisión por pares.

Existen diversas iniciativas, propuestas y declaraciones sobre acceso abierto que sostienen que la información científica en Internet está disponible para todas las personas sin ningún tipo de restricción. No obstante, existen restricciones en relación al derecho de autor.

En Argentina, el derecho de autor está protegido por la Ley 11.723: Régimen Legal de la Propiedad Intelectual. Los derechos morales o personales son irrenunciables e inalienables, de manera que incluye el derecho que tienen los autores a ser reconocidos como tal así como el derecho a la integridad de su obra.

Los derechos patrimoniales o de explotación (copyright) son transferibles por eso el autor puede decidir el uso de su obra (reproducción, distribución, comunicación pública y transformación).

La publicación o comunicación en acceso abierto no diluye, invalida ni elimina los derechos del autor sobre su obra, sino que se integra en el marco de estos derechos, de acuerdo con la voluntad y conformidad del autor, puesto que es él quien decide sobre el modo de uso de su creación, salvo que haya transferido los derechos de explotación de forma exclusiva a un editor de revista o una editorial.

El acceso libre y la difusión de las obras disminuyen la posibilidad de plagio ya que se lo puede detectar con facilidad debido a su identificación y fecha. Además, el autor puede optar por emplear una licencia de uso de información condicionando, así, el uso y difusión de su obra.

Estas licencias son de uso internacional y el autor especifica los límites y alcances del uso que otras personas pueden hacer de su obra. Estas licencias no reemplazan el derecho de autor ni lo modifican sino que son herramientas complementarias.

Las licencias más empleadas son la Creative Commons que pertenece a una organización internacional sin fines de lucro. Se las puede emplear en caso de obras que no fueron publicadas formalmente y para reservar ciertos derechos de explotación.

En el 2010 el Ministerio de Ciencia y Tecnología e Innovación Productiva presentó al Congreso de la Nación el anteproyecto de ley Creación de Repositorios Institucionales de Acceso Abierto Propios o Compartidos, cuyo texto, con algunas modificaciones recibió media sanción de la Cámara de Diputados el 23 de mayo de 2012. Aún resta su tratamiento parlamentario en la Cámara de Senadores.

El objetivo de esta futura ley consiste en impulsar el acceso abierto a la producción académica, científica y tecnológica generada en Argentina. Esta normativa propone el depósito de toda la producción fruto de la investigación financiada con fondos públicos en repositorios digitales abiertos y la creación de repositorios institucionales.

Fuente: Consultora de Ciencias de la Información

Read Full Post »


Podemos decir que el fenómeno del desaliento se conforma por un conjunto de circunstancias por los cuáles algunos componentes de la fuerza laboral no se incorporan a ella o directamente salen de la misma ya que están convencidos de que no encontrarán un puesto de trabajo que satisfaga sus expectativas.

Hay muchas mujeres que no quieren trabajar porque prefieren cuidar a sus hijos o estudiar, otros simplemente no buscan trabajo ya que han perdido la esperanza y dejan de buscar, tienen un plan social o seguro de desempleo, otros se dan cuenta que la edad no los ayuda, es el segmento de aquellos que tienen un poco más de 40 años, hay muchas más razones, todas más o menos válidas para que estas personas engrosen la fila de los inactivos.

Entonces, la desocupación oculta es gente inactiva que no sale a buscar a trabajo ya que no encuentra oportunidades atractivas o no, y ya no quiere perder su tiempo e invertir esfuerzo y dinero en entrevistas que finalmente fracasan y bajan por completo su autoestima.

En los 90 el término desocupación oculta se afianzo fuertemente en el mercado de trabajo argentino. Se afirmaba que [la desocupación oculta] era consecuencia de la frustración dadas las crecientes dificultades para participar del mercado laboral y porque se evidenciaban signos crecientes de precarización de los vínculos salariales.

El Indec considera que la población ocupada es el conjunto de personas que tienen por lo menos una ocupación, es decir, que en la semana de referencia ha trabajado como mínimo una hora en una actividad económica. Estas personas no figuran como desocupadas. En la Argentina se considera subocupado a aquel que trabajó menos de 35 horas en la semana. El punto es que cambió el piso, es decir, el umbral de horas mínimas semanales. Con la última modificación del Indec se bajó demasiado, hasta una hora semanal.

Hay muchos colegas que están pasando un mal momento económico, algunos de ellos trabajan informalmente en el mercado alejados de su profesión. Por otra parte, algunos estudiantes han dejado de estudiar por la gran necesidad de contribuir económicamente en su casa.

Hay otros colegas que tienen dos empleos y a veces hasta tres, esto ocurre porque los sueldos son muy bajos. A veces trabajan de lunes a sábados; por lo general de manera part time, aunque en ocasiones tienen un trabajo full time y otro part time. Incluso muchos de ellos continúan estudiando a través de programas de educación a distancia. Toda esta gente no se rinde, consideran que en poco tiempo puede llegar a cambiar la situación de manera que apuestan en alcanzar un futuro mejor. Por eso siguen formándose con la esperanza de que un mañana mejor los espera.

Creemos, que por lo menos en nuestra profesión tenemos que tratar de ayudar a todos nuestros colegas para evitar que no se desalienten. Quizá sería importante formar un grupo de autoayuda que se encargue de la formación continua, de prepararlos para la entrevista laboral y de mantener alta su autoestima.

A todos nos puede pasar. En algún momento de nuestra vida profesional podemos perder nuestro empleo, por ese motivo debemos ayudar a otros colegas cuando podemos y aceptar la ayuda de otros cuando la necesitemos.

Fuente: Consultora de Ciencias de la Información

Read Full Post »


Lic. Patricia Allendez Sullivan

Los bibliotecarios españoles aún intentan encontrar su espacio. En momentos tan críticos desde el punto de vista económico, como el que están pasando tantos trabajadores españoles, podemos decir que los colegas españoles la están pasando muy mal, pero este sentimiento de malestar no se ha iniciado con la crisis económica sino que en este profesión ya estaba instaurado.

Actualmente, muchos bibliotecarios integran la lista de los parados, después de haber sufrido diferentes problemas como muchos años de trabajo precarizado, con salarios bajos o irrisorios, poco valorados y con un futuro profesional desgraciadamente incierto.

La recesión económica está dejando desamparada a la cultura y a la educación. Las pequeñas empresas están cerrando ya que se están asfixiando, mientras que las empresas grandes no tienen tampoco un buen panorama razón por la cual día tras día muchas personas quedan sin empleo.

Aparentemente los profesionales hoy podrían tomar dos caminos diferentes: seguir formándose y especializándose o buscar trabajo en algún otro país. Lamentablemente, el presupuesto de las bibliotecas públicas ha bajado terriblemente, y muchas de ellas no podrán subsistir, y por supuesto, mucho menos pagar un salario medianamente decente a los profesionales que trabajan en ellas.

Es poco probable que los profesionales apuesten a la formación ya que las matrículas cada vez son más caras y prácticamente inaccesibles, y a su vez, se han reducido al mínimo la cantidad de becas que se pueden otorgar. Un profesional que entró en el paro no tiene posibilidad de solicitar un préstamo para continuar sus estudios, ningún banco se lo otorgaría, además, no estaría seguro de que dichos estudios le permitirían encontrar un buen empleo, por lo tanto, no el banco ni el profesional apostarán a la formación para el trabajo.

Otro problema es decidir en qué área del conocimiento se realizará el postgrado. Es poco probable que un postgrado en bibliotecología le brinde conocimientos más avanzados que los que ya obtuvo en el grado, quizá, simplemente le convenga hacer uno o varios cursos de perfeccionamiento, que le aporten nuevas herramientas de trabajo que no se dictaban durante su permanencia en las aulas. En cambio, un postgrado en otra área del conocimiento podría permitirle incursionar en otros campos laborales en los que también podrá aplicar sus conocimientos bibliotecológicos.

Creemos que sería mucho mejor realizar algún postgrado relacionado con la informática o con la gestión. Seguir en la misma línea o en campos del conocimiento afines si se está en el paro no le aportará nada; es mejor cambiar de línea y realizar una inversión más pertinente y con posibilidades de encontrar un empleo que perder tiempo y dinero, teniendo en cuenta que ambos en estos momentos son escasos.

Por otra parte, si la opción elegida es trabajar en otro país, será imprescindible dominar otro idioma, con preferencia inglés, más el idioma propio del país al que se emigre. Sabemos que muchos colegas españoles no dominan inglés, lo que lamentablemente le cierran muchas y nuevas puertas que quizá podrían abrir. Por lo tanto, si emigran, difícilmente podrán trabajar en el rubro información y deberán intentar en algún otro, por lo general en servicios, hasta que logren dominar inglés, siempre y cuando no tarden mucho, sino aquello que saben como profesionales les resultará un tanto anticuado como para reinsertarse en esa área de trabajo.

Además, deberán tener en cuenta que en estos momentos las economías mundiales no se encuentran en su mejor momento, y si a los nativos les resulta difícil conseguir un trabajo, a un extranjero se le dificultará aún más.

Fuente: Consultora de Ciencias de la Información

Read Full Post »


Equipo CCINFO

La falta de orden denota, por lo menos aparentemente, un detalle de conducta, pero en algún momento se convierte tarde o temprano en un defecto que suele acarrear varias consecuencias.

La persona desordenada no sabe establecer prioridades, es confusa, carece de una conducta analítica respecto a algo.

Cuando somos pequeños tenemos a alguien que nos contiene y nos soluciona los problemas que provoca la desorganización, pero cuando ya se es una persona adulta nadie nos organiza la vida, es algo que debemos hacer por nosotros mismos.

La verdad es que si no somos organizados en nuestra vida personal, tampoco lo seremos en el entorno profesional.

Las tareas profesionales exigen concentración y organización y se valora el que un profesional pueda establecer prioridades, solucionar problemas e imprevistos, tener iniciativa, demostrar creatividad y solo una persona que puede mantener un orden mental puede tener una trayectoria laboral exitosa.

Por eso es fundamental tener las cosas bien claras. Saber con exactitud qué es lo más importante, y entonces podremos realizar las tareas asignadas con cierto orden.

¿Cómo podemos combatir el desorden? Veamos algunas estrategias:

Diseñar una lista con las tareas diarias. Todos los detalles, por más pequeños que sean son fundamentales para determinar por donde comenzar. Cuando todo quede perfectamente registrado, se podrán establecer prioridades, así como el tiempo que se le dedicará a cada una de ellas.
Mantener una rutina. Los días libres, como los fines de semana o feriados, requieren, para todos aquellos que se dispersan cierta rigurosidad. Así, se aprovechará mejor el tiempo y cada cosa que hagamos serán realmente efectivas.
Comenzar con pequeños retos. Si las personas son muy desorganizadas los detalles son fundamentales. Por ejemplo, se puede comenzar ordenando la casa y manteniendo ese orden. Lo importante es organizar una agenda de actividades o de trabajo. Si algo no está en su lugar se deberá poner nuevamente en ese lugar. La persona desordenada deja las cosas en cualquier parte y luego, cuando las necesita, pierde mucho tiempo en tratar de encontrarlas. Aunque no de pereza debemos guardar todo en el lugar que previamente le asignamos, en especial en el ambiente laboral, el orden nos permite actuar con rapidez en situaciones delicadas en las que debemos tomar decisiones de forma inmediata.
Emplear una agenda es fundamental. La agenda y un calendario grande que nos permita visualizar con rapidez una fecha importante son de gran ayuda para saber que debemos hacer en el corto y mediano plazo. La agenda siempre debe estar con nosotros en cada lugar que vallamos y el calendario cerca de nuestro escritorio para saber a cada instante los acontecimientos más importantes que no debemos olvidar.
Organizar una tarea. Una manera de autoevaluarse es organizar una actividad recreativa o laboral en la que todos los detalles, hasta los más insignificantes dependan de uno mismo. Hay que comenzar con algo sencillo que nos mantenga alerta para llegar a realizarla de manera exitosa. Así podremos aprender, corregir errores y en especial, ganar confianza en nosotros mismos.

Fuente: Consultora de Ciencias de la Información

Read Full Post »

Older Posts »