Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 30 septiembre 2013


Equipo de CCINFO

Cuando llega el domingo muchas personas se angustian al pensar que el lunes deben volver a su trabajo. Buscan técnicas alternativas para aliviar tensiones antes de que comience la semana laboral. Otros en cambio, estarán maldiciendo y practicado cábalas para que algo les impida ir a trabajar.

¿Por qué nos sentimos incómodos en el trabajo? En realidad esto ocurre porque el clima organizacional no es muy bueno, quizá porque no nos gusta lo que hacemos, o simplemente porque somos personas muy negativas.

Partamos de que en la vida todo es una cuestión de elección; podemos elegir ver todo de manera negativo o de recorrer un camino positivo y de esperanza y que indudablemente es menos estresante.

Quizá lo que todos deberíamos hacer es planificar la jornada laboral, ya que permite reducir el estrés y aumentar la sensación de control. Recuerde que prepararse para el trabajo es una inversión para su salud a largo plazo.

¿Cómo puede prepararse para una nueva semana laboral? Dejamos algunos consejos que pueden resultarle de utilidad:

  • La felicidad es una opción. Si el domingo está pensando en alguna cuestión laboral, indudablemente permite que dicho asunto interfiera con su felicidad. Debe recobrar la capacidad de elegir. Puede optar por ser feliz y ser un profesional apasionado y organizado.
  • ¿Cómo puede evitar ese malestar que se inicia tempranamente el domingo por la tarde? Lo primero que debe hacer es identificar lo que le está molestando y escríbalo en un papel. Ya ha identificado el problema, solo le resta solucionarlo. Usted puede hacerlo.
  • Planifique un itinerario de alimentación. Tiene que saber que va a ingerir en el almuerzo y en la cena. Confeccione un plan alimentario y compre lo que necesita para la semana. De esta forma no tendrá que preocuparse en el trabajo sobre los alimentos que debe comprar y cocinar.
  • También tenga en cuenta cómo será su viaje al trabajo. Calcule cuánto demorará en llegar. deberá contar desde el momento en que se levanta hasta que finalmente llega a su trabajo. Así logrará reducir el estrés a lo largo del camino a su trabajo.Recuerde levantarse unos quince minutos más temprano de lo planificado, esto le ayudará a cubrir cualquier tipo de imprevisto. Relájese durante el desayuno e ingiera algo realmente apetitoso. Mientras más cómodo inicie su día mejor podrá manejar el estrés.
  • Entre las 9 y las 11 transcurren las horas más productivas. Aproveche ese tiempo para hacer las tareas más importantes. Proteja su mañana de reuniones y de e-mails; así podrá terminar terminar o encauzar el trabajo más importante de la jornada.
  • Exija lo que necesite en el trabajo. De otra forma no podrá desempeñarse de manera adecuada. Si no se siente a gusto es probable que esté presente físicamente en su trabajo pero su mente estará muy lejos. Si las condiciones del medio ambiente o su salario no es lo que usted necesita para desarrollarse profesionalmente debería hablar con su jefe y plantearle sus expectativas.
  • Pregunte en que puede ayudar y no pretender que todos los demás hagan todo por usted.
  • Deje de quejarse y consumir sus energías. Sólo aumenta su nivel de estrés. Acepte que la semana que comienza implicará varios cambios para usted. Pero que también le puede generar un alto nivel de estrés. En cambio, cuando está abierto y flexible a los cambios reduce el estrés, convirtiéndose en una persona más productiva y efectiva.

Fuente: Consultora de Ciencias de la Información

Read Full Post »


Un gato que un día apareció en la biblioteca y que era una simple mascota del lugar, ahora fue ascendido a “asistente bibliotecario”.

523c8e6a8c512

En Novorossiysk, Rusia, un gato llamado Kuzya acaba de conseguir el puesto de asistente bibliotecario al que tanto aspiraba.

Aunque cuando apareció en las puertas de la biblioteca de Novorossiysk, Kuzya se convirtió en la simple mascota del establecimiento, sus magníficas y desconocidas capacidades de trabajo lograron que ascienda a ¨asistente bibliotecario”.

El ascenso quedó adecuadamente registrado en la documentación de la biblioteca, para que el nombramiento de Kuzya sea reconocido como oficial.

A partir de ahora, este exitoso gatito debe ir vestido apropiadamente a la oficina, por lo que sus contratadores le compraron un moñito.

Fuente: Diario Registrado

Read Full Post »

Proyecto de Ley de Traductores


La Comisión de Derechos de Autor de la AATI participó en la elaboración de un proyecto de ley de traductores junto con otros reconocidos traductores, Pablo Ingberg y Andrés Ehrenhaus, y abogados especialistas. Su tratamiento en la Cámara de Diputados es inminente. La intención de este grupo heterogéneo de traductores literarios y técnicos con distintas experiencias y de la AATI es ofrecer una herramienta legal eficaz para proteger y dignificar la traducción, y de subsanar un vacío legal que perjudica desde siempre, en especial, a quienes traducen textos que están protegidos por los derechos de autor.

Esta ley hará que los traductores literarios, técnicos y científicos argentinos queden igualados a condiciones ya existentes desde hace tiempo en muchos otros países y recomendadas por convenciones internacionales: que su trabajo no quede entregado para siempre en condiciones leoninas, sino que, cuando rinde frutos a una editorial o afines, por ventas grandes y/o prolongadas en el tiempo, una mínima parte de ese beneficio vaya también al traductor. Crea también un premio a la traducción, como el que existe ya en otros países. Además, propone subsidios y otras ayudas a la industria editorial en su relación con la traducción. Por todo esto, sería una ley señera incluso en el orden internacional, porque en ningún país existe una ley específica que proteja a los traductores y la traducción. Una ley que mejoraría la dura situación laboral de los traductores, pero también promovería el desarrollo de la traducción argentina y de la industria editorial argentina.

Comisión Directiva de AATI

PROYECTO DE LEY

La Cámara de Diputados y el Senado…

SANCIONAN CON FUERZA DE LEY

LEY NACIONAL DE PROTECCION
DE LA TRADUCCION Y LOS TRADUCTORES

Artículo °.- La presente ley tiene por objeto la promoción de la traducción como instrumento indispensable del acceso a la cultura y la protección de los derechos de los traductores.

Artículo °.- A los efectos de la presente ley, se entiende por:

Traducción: a toda obra derivada que es expresión de otra en un idioma distinto que el de la versión original.

Traductores: a las personas físicas que realizan la traducción de obras literarias, de ciencias sociales y humanas, científicas y técnicas sujetas a propiedad intelectual compuesta por derechos de autor, cualquiera sea su formación profesional.

Usuarios: a las personas físicas o jurídicas por cuya cuenta se realiza la traducción.

Artículo °.- La propiedad intelectual de la traducción corresponderá al traductor durante toda su vida y a sus herederos o derechohabientes hasta setenta años contados a partir del 1 de enero del año siguiente a su muerte, sin necesidad de inscripción registral.

En los casos de obras en colaboración, este término comenzará a contarse desde el 1 de enero del año siguiente al de la muerte del último colaborador.

En caso que un traductor falleciere sin dejar herederos y se declarase vacante su herencia, los derechos sobre sus obras pasarán al Estado Nacional por el mismo término, sin perjuicio de los derechos de terceros.

Artículo °.- Salvo convenios especiales, los colaboradores de una traducción disfrutarán de derechos iguales.

La mera pluralidad de traductores no se considerará colaboración, sino en el caso en que la propiedad intelectual no pueda dividirse sin alterar la naturaleza de la traducción.

Artículo °.- En ejercicio de la propiedad intelectual y en tanto autor de la traducción, el traductor tendrá los derechos patrimoniales de reproducción, distribución y explotación de la misma.

Podrá ceder temporalmente esos derechos a un usuario, en forma total o parcial, exclusiva o no exclusiva, a través de un contrato de traducción.

En ningún caso, podrán ejercerse los derechos de reproducción, distribución y explotación de la traducción sin el consentimiento explícito del traductor.

Artículo °.- Al traductor le corresponderá también percibir los beneficios proporcionales derivados de los mismos derechos secundarios que tiene el autor de la obra original, conforme la normativa vigente.

Artículo °.- El traductor gozará, con carácter irrenunciable e inalienable, de los siguientes derechos morales:

a) decidir la divulgación de la traducción, la forma de realizarla y bajo qué título;
b) velar por la integridad de su obra y defenderla de defraudadores, aún contra el mismo usuario;
c) modificar, refundir y retirar de circulación la traducción por un cambio en sus convicciones, previa indemnización de los terceros cuyos derechos resulten vulnerados;
d) ser reconocido como autor de la traducción cada vez que la misma se publicite a través de cualquier medio.

Artículo °.- El contrato de traducción deberá realizarse por escrito y se presumirá oneroso. En ningún caso, la duración del mismo podrá superar el plazo máximo de diez (10) años.

Podrá renovarse, por el mismo período de tiempo, a través de la celebración de un nuevo acuerdo entre las partes.

Cuando se trate de una primera y única edición, el término previsto se reducirá a cinco (5) años.

Artículo °:- El contenido del contrato de traducción tendrá que establecer expresamente, los siguientes aspectos:

a) ámbito territorial;
b) plazo y condiciones para la realización de la traducción;
c) tipo de cesión y término de duración;
d) número, extensión, formato y soporte de las ediciones autorizadas por el traductor;
e) modo de distribución y venta de los ejemplares de la traducción;
f) retribución del traductor;
g) condiciones de pago;
h) consignación del nombre del traductor en la cubierta, portadilla y créditos de los ejemplares, así como en publicidades, reseñas, catálogos y materiales de promoción que aludan a la traducción;
i) demás derechos y obligaciones de las partes.

En caso de dudas u omisiones sobre los alcances de las cláusulas contractuales, éstas siempre serán interpretadas a favor del traductor.

Artículo °.- El traductor deberá entregar la traducción dentro del plazo convenido en el contrato y responderá por la autoría, originalidad y calidad de la misma.

Garantizará al usuario el goce pacífico de los derechos cedidos y se abstendrá de realizar cualquier acto que pudiera menoscabar sus legítimos intereses.

Cuando corresponda, guardará confidencialidad sobre toda información relativa a la traducción y al usuario, cuya divulgación pueda ocasionarle un daño.

Artículo °.- La retribución acordada a favor del traductor deberá ser equitativa y proporcional a los beneficios que el usuario obtenga por la reproducción, distribución y explotación de la traducción.

Consistirá en una suma fija en concepto de anticipo de derechos de autor, que el traductor conservará independientemente del monto que alcancen dichos beneficios y un porcentaje sobre éstos, incluidos los surgidos de las sucesivas reediciones y adaptaciones de la traducción a otros formatos o géneros artísticos, y otras operaciones comerciales con terceros.

Ese porcentaje no podrá ser inferior al uno por ciento (1%) para las ediciones de la traducción en papel; del dos y medio por ciento (2,5%) para el caso de su explotación a través de medios digitales; y del cinco por ciento (5%) cuando – cualquiera sea el medio de edición utilizado – se trate de la traducción de obras de dominio público.

El contrato de traducción preverá mecanismos que posibiliten el seguimiento permanente por parte del traductor de tales ingresos. El usuario deberá facilitarle resúmenes semestrales de las liquidaciones relativas a la distribución y explotación de la traducción.

Artículo °.- El traductor podrá exigir la revisión judicial del contrato de traducción cuando la retribución fijada no cumpla, de manera manifiesta, con los requisitos del artículo anterior.

Artículo °.- La obtención de la autorización para realizar la traducción será gestionada por el usuario, siempre que no se encuentre en cabeza del traductor.

Artículo °.- El usuario deberá respetar los acuerdos de pruebas y correcciones a los que se arribe con el traductor y poner a su disposición todos los documentos e informaciones necesarios para la comprensión del texto a traducir.

En el texto de la traducción no se introducirá modificación alguna sin acuerdo previo del traductor.

Artículo °.- Toda traducción aceptada deberá ser utilizada por el usuario dentro de los dos (2) años correspondientes a su presentación. En caso contrario, el traductor tendrá derecho a exigir como indemnización una suma igual a la mitad de la suma fija correspondiente al anticipo de derechos de autor.

Artículo °.- El incumplimiento del contrato de traducción por parte del usuario, habilitará al traductor a exigir su resolución y percibir una indemnización equivalente a cinco (5) veces la retribución convenida a su favor. ´

Dicho límite podrá ser modificado judicialmente cuando haya circunstancias especiales que así lo exigieren, en virtud del artículo 1198 del Código Civil.

Artículo °.- Las autorizaciones otorgadas por el traductor se limitan a las incluidas expresamente en el contrato de traducción. Cualquier modificación o ampliación exigirá un nuevo acuerdo escrito entre las partes.

Artículo °.- El usuario sólo podrá ceder a un tercero los derechos no exclusivos de reproducción, distribución y explotación, previo consentimiento explícito del traductor expresado por escrito.

Los beneficios de la cesión se distribuirán entre el usuario y el traductor, a quien le corresponderá un porcentaje que, en ningún caso, podrá ser inferior al treinta por ciento (30%).

Artículo °.- La Secretaría de Cultura de la Nación será la autoridad de aplicación de la presente ley, a cuyo efecto coordinará acciones con el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto.

En tal carácter, deberá:

a) Disponer la implementació n de políticas de promoción de la traducción;
b) Generar instancias de asesoramiento a los traductores sobre los derechos que los asisten;
c) Diseñar y difundir el uso de modelos de contratos de traducción;
d) Publicar escalas de referencia para la fijación de la retribución del traductor;
e) Elaborar normas de calidad sobre el proceso de traducción y las condiciones que debe cumplir el traductor;
f) Fomentar la capacitación permanente de los traductores;
g) Apercibir a los usuarios que no reconocen expresamente al traductor y pagan retribuciones por debajo de las sugeridas.
h) Mediar en la solución de conflictos entre las partes del contrato de traducción, a través de la creación de una comisión arbitral mixta con participación de representantes de las organizaciones de usuarios y traductores;
i) Realizar otras acciones destinadas al cumplimiento del objeto de la presente ley.

Artículo °.- En el ámbito de la autoridad de aplicación, se llevará un registro público de traducciones y contratos de traducción. La inscripción en el mismo es de carácter voluntaria.

Artículo °:- La autoridad de aplicación garantizará la participación equitativa de los traductores en los programas oficiales que destinan fondos públicos al financiamiento de la actividad de los autores.

No obstante, dispondrá el otorgamiento a favor de traductores nacionales de becas de formación y subsidios dirigidos a impulsar la traducción de textos extranjeros al castellano en Argentina y el desarrollo de la industria editorial nacional.

Artículo °.- Cuando los usuarios reciban beneficios de la autoridad de aplicación destinados a la realización de traducciones, una parte no inferior al treinta por ciento (30%) deberá ser percibida por el traductor o traductores que la realicen.

Artículo °.- Anualmente, se realizará un Encuentro Nacional de Traductores con el fin de visibilizar la importancia de su actividad y favorecer el intercambio de experiencias.

En ese marco, la autoridad de aplicación hará entrega del Premio Nacional a la Traducción, a través del cual se distinguirá una obra publicada y una obra inédita.

Los ganadores serán seleccionados por concurso público y recibirán, por única vez, una asignación dineraria en reconocimiento a su labor. La autoridad de aplicación dispondrá los medios para la edición de la obra inédita que resulte ganadora.

Artículo °.- La presente ley se aplicará a los contratos y cesiones celebrados con anterioridad a su entrada en vigencia, respecto de los nuevos usos que se le den a la misma traducción.

Artículo °.- Deróganse los artículos 23 y 24 de la Ley 11.723 y sus modificatorias – Régimen Legal de la Propiedad Intelectual.

Artículo °.- Comuníquese, etc.

FUNDAMENTOS

Señor Presidente:

El proyecto que presentamos fue elaborado conjuntamente con las traductoras Estela Consigli y Lucila Cardone, en representació n de la Asociación Argentina de Traductores e Intérpretes (AATI), y los traductores, escritores y editores Andrés Ehrenhaus y Pablo Ingberg .

Surge como respuesta a la situación de vulnerabilidad en la que los traductores se ven obligados a trabajar en nuestro país, a partir de que su problemática específica como autores de obra derivada no está debidamente contemplada ni protegida por las leyes y usos vigentes.

En la enorme mayoría de los casos, están muy mal retribuidos, carecen de contrato o, a través de los que suscriben con las editoriales, son forzados a aceptar condiciones durísimas, por miedo a perder su fuente de trabajo.

Puntualmente, tienen que ceder sus derechos de propiedad intelectual indefinidamente, de tal manera que las editoriales quedan autorizadas a utilizar la traducción a su antojo, reimprimirla las veces que lo deseen o ceder los derechos a un tercero, sin dar a los traductores participación alguna en los beneficios obtenidos como consecuencia.

Esto termina atentando contra la calidad de la obra de los traductores porque para poder sobrevivir, se ven obligados a realizar otro tipo de tareas ajenas a la traducción o a incrementar el número de las que realizan, priorizando aquellas que requieren menos tiempo y dedicación.

Por otra parte, rara vez son reconocidos en las reseñas o en las portadas de las publicaciones y padecen la ausencia total de políticas públicas dirigidas a promocionar la traducción, no obstante su trascendencia a efectos de avanzar en la democratizació n del acceso a la cultura.

En definitiva, “…la esencia misma del trabajo del traductor es el origen de sus problemas. Efectivamente, al estar por entero al servicio del autor original y de su escritura, el traductor está obligado a desaparecer y su intervención resultará tanto más lograda cuanto más invisible sea…”

“…La especificidad de su papel tiene, por tanto, tres efectos perversos: *El traductor… no goza del reconocimiento, ya sea moral o financiero que le corresponde como autor de una obra recreada. *La crítica literaria, que por lo general entiende poco de las características de esta profesión, lo ignora o, por el contrario, sólo habla de él en términos negativos. *El editor lo siente como una carga económica: ejerce presión sobre su trabajo, le paga menos de lo que le corresponde y le puede imponer textos de baja calidad.” (Derechos de autor del Traductor. Situación general del traductor “literario&quo t; en Europa y Argentina – Intervención de Estela Consigli en la XI Jornada sobre los Derechos de Autor en el Mundo Editorial, CADRA, 9 de mayo de 2013, tomado de Recomendaciones de Petra, de Françoise Wuilmart, traducida por Arturo Peral – http://www.petra2011. eu/sites/ default/files/ sintesis- recomendaciones- petra.pdf) .

Este estado de desprotección responde, en buena medida, a la inexistencia de un marco legal específico que regule los distintos aspectos de esta actividad en toda su complejidad, sumado a la obsolescencia y laxitud de la legislación que, en materia de derechos de autor, está vigente en Argentina.

Esa deficiencia normativa es, justamente, la que se propone subsanar esta iniciativa, con el doble objetivo de salvaguardar los derechos de los traductores y promocionar la traducción como herramienta fundamental del intercambio cultural y la difusión del conocimiento.

En este sentido, su redacción recoge los términos de la Recomendación de Nairobi sobre la Protección Jurídica de los Traductores y las Traducciones, aprobada por la Conferencia General de la Organización de las Naciones Unidas, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), en su 19° reunión, celebrada del 26 de octubre al 30 de noviembre de 1976. Muchos de esos términos están ya incluidos en las leyes de propiedad intelectual de países latinoamericanos como Paraguay, Perú, Venezuela, República Dominicana, Panamá, Bolivia, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, México y Nicaragua.

Además, pone a nuestro país a la altura de un debate que cada vez está cobrando más fuerza alrededor del mundo, como es el relativo a la necesidad de dar visibilidad a los traductores garantizando que puedan llevar adelante su labor en condiciones dignas y avanzar en el reconocimiento de la “importancia de la calidad de la traducción en la cadena de producción del libro.” (Intervención de Estela Cosigli antes citada).

Instancias como la Plataforma Europea para la Traducción Literaria (PETRA) y el Consejo Europeo de Asociaciones de Traductores Literarios (CEATL), son experiencias comparadas que deberían tenerse en cuenta para la instalación pública de esa agenda.

Desarrolladas en nuestro país, también merecen ser mencionadas el Seminario Permanente de Estudios de Traducción del Instituto de Enseñanza Superior en Lenguas Vivas “Juan Ramón Fernández” , el Club de Traductores Literarios de Buenos Aires y el incansable trabajo gremial que viene implementando la propia Asociación Argentina de Traductores e Intérpretes (AATI).

Todas ellas parten de la premisa común de considerar al traductor como autor. Lo hacen en virtud de la noción de “originalidad& quot;, conforme la cual “toda expresión nueva que difiere de expresiones existentes se considera propiedad intelectual inalienable… y, como tal, goza de protección automática” . (¿Por qué los escritores literarios son autores? – sitio oficial del Consejo Europeo de Asociaciones de Traductores Literarios – CEATL).

De esa protección – tal como se establece en el articulado del proyecto – se desprende el conjunto de los derechos morales y patrimoniales de los que goza el traductor.

Entre los primeros, que son de carácter irrenunciable e inalienable, es posible enumerar el de la mención del nombre del traductor junto al autor de la obra original cada vez que se aluda al texto traducido; el de decidir la divulgación de la traducción, la forma de realizarla y bajo qué titulo; el de velar por su integridad y defenderla de defraudadores; así como el de modificarla y retirarla de circulación por un cambio de convicciones, sin perjuicio de los derechos de terceros.

Los patrimoniales, en cambio, refieren al derecho del traductor a la reproducción, distribución y explotación de su obra. Se admite su cesión temporal, a cambio de una retribución equitativa y proporcional a los beneficios obtenidos por el usuario de la traducción, lo que supone la percepción de un porcentaje de las ventas de la traducción, sus reediciones y las adaptaciones a otros formatos o géneros.

Además, para impedir que continúen sucediéndose abusos como los descriptos, la propuesta incluye los requisitos de forma y de contenido que debe reunir el contrato de traducción.

Dispone expresamente que, en caso de dudas u omisiones, sus cláusulas sean siempre interpretadas a favor del traductor; y habilita su revisión judicial cuando la retribución acordada sea manifiestamente inequitativa y desproporcionada.

Con la misma lógica, plantea la creación de una instancia arbitral, con la participación de representantes designados por las organizaciones de traductores y editores, a efectos de ejercer un rol de mediación ante los conflictos que eventualmente puedan suscitarse.

Finalmente y tomando como antecedente prácticas que se llevan adelante en países como Francia, Alemania, España, Irlanda, Holanda, Italiana, México y Colombia, la iniciativa enumera una serie mecanismos de promoción con el fin último de fomentar la realización de traducciones.

Especialmente, se garantiza la participación de los traductores en los programas que destinan fondos públicos a los autores originales, el otorgamiento de subsidios y becas de formación, la convocatoria de un Encuentro Nacional y la creación de un Premio Nacional a la Traducción.

Como sostiene el profesor y ensayista español Juan Jesús Zaro, el nuestro, es un país “con una tradición traductora que se remonta al final del Siglo XIX y que, con momentos de esplendor o declive, se ha mantenido hasta la actualidad (…)”

En la “época de oro”, que dicho autor ubica en “los años finales de la década de los cuarenta y los primeros de la de los cincuenta” , participaron “tanto traductores argentinos como españoles afincados en Argentina por razones políticas” y se “llegó a exportar el 70% de la producción” .

“Autores como Camus, Durrel, Faulkner, Gide, Hesse, James, Joyce, Keroauc, Mann, Miller, Moravia, Nabokov, Osborne, Proust, Sartre, Yourcenar, Woolf y muchos otros se leyeron en España y en toda Sudamérica (…) traducidos y publicados en editoriales argentinas como Argos, Ayacucho, Emecé, Lautaro, Losada, Paidós, Sudamericana, Santiago Rueda o Siglo XX” (“El `desafío’ austral: las relaciones entre las industrias traductoras argentina y española” – Juan Jesús Zaro)

Estamos convencidos de que es posible recuperar ese pasado y que, al incentivar la traducción y permitir que la relación entre editoriales y traductores se plantee en condiciones más equitativas que las actuales, la aprobación de esta iniciativa contribuirá a lograrlo. Dignificar las condiciones laborales y legales de los traductores redundará, sin duda, en un ejercicio más riguroso, responsable y libre de la profesión y, por tanto, en la producción de mejores traducciones y ediciones nacionales.

En definitiva, con esta propuesta apuntamos a jerarquizar esta valiosa disciplina, potenciar la industria del libro y fomentar el desarrollo cultural de nuestro país. La sanción de una ley que aborde especialmente la protección de los traductores significaría un hito a escala internacional que nos pondría a la vanguardia de la defensa de los derechos morales y patrimoniales de los profesionales de la cultura.

Es de crucial relevancia subrayar, para finalizar, que este proyecto de ley nace con la intención de corregir y regular aquellos usos y costumbres del proceso editorial que han generado y pueden seguir generando situaciones de manifiesta injusticia e indefensión del traductor literario ante el usuario de sus derechos y nunca con la de pretender arrebatarle a éste aquello que le corresponde cabalmente.

El traductor no debe pretender lucrar en menoscabo del beneficio del editor sino, en todo caso, participar de manera equitativa y consecuente de esa parte proporcional del beneficio que los derechos mencionados, y universalmente reconocidos, le atribuyen.

El beneficio del usuario es, pues, esencial para que la industria prospere y siga generando encargos de traducción y publicando y difundiendo obras; y el beneficio equitativo del traductor también lo es para que esos encargos cumplan con los requisitos de puntualidad y calidad que la industria requiere.

Se trata, por consiguiente de ajustar los términos de un quid pro quo que, hasta el presente, ha tenido un claro sesgo de injusticia, así como de compartir con el editor no sólo los riesgos sino también los beneficios reales de la aventura editorial.

Por las razones expuestas y conforme los términos del artículo 75 inc. 19 de la Constitución Nacional que – entre las atribuciones de este Congreso – enuncia la de dictar leyes que protejan la libre creación y circulación de las obras del autor, es que solicitamos el pronto tratamiento de la presente iniciativa.

Read Full Post »


Equipo de CCINFO

Cuando iniciamos nuestra vida profesional solemos sentir temor e inseguridad. Uno de los problemas que provoca este cuadro es el no haber contado con prácticas laborales que nos permitan afianzar nuestra confianza en nuestros conocimientos y en nuestros criterios.

Lo cierto es que aquí estamos, tratando de comenzar a dar nuestros primeros pasos en un mercado que se presenta cada vez más competitivo.

Veamos, entonces, una serie de consejos que pueden resultar sumamente útiles en esos momentos.

Identifique cuál es su pasión. No desista de encontrar el empleo que tanto lo apasiona. Busque ese empleo que lo haga sentir como si estuviera en su casa con sus seres queridos. No importa, por lo menos en esta primera instancia, que el salario no sea lo suficientemente significativo. un empleo que lo apasione, le permitirá crecer laboralmente, sentirse feliz y aprender lo suficiente como para atreverse a pasar al siguiente nivel.

Tenga cuidado con las personas que admira, a veces uno piensa que ese héroe es lo que uno quisiera lograr ser hasta que finalmente descubre que esa persona no es lo que representaba. Admire a aquellas personas que tengan solidos conocimientos y valores sustentables. Uno termina siendo semejante a las personas que admiramos y con las que nos asociamos.

Una de las claves más importante para convertirse en un buen profesional es aprender a comunicarse con claridad y fluidez. Si no lo logramos difícilmente podremos convencer a un empleador de que somos la persona adecuada para un determinado puesto de trabajo.

Estudie a las personas que lo rodean y fíjese que cualidades que tienen estas personas le gustaría desarrollar. Recuerde que usted puede reunir muchas cualidades que ha admirado en diferentes personas.

Aprenda a decir no, es muy saludable, le evitara estres y lo alejará de discusiones innecesarias.

Negocie de manera correcta el salario que pretende por las horas de trabajo solicitadas y la tarea que debe realizar. Evitará de esta forma sentirse insatisfecho, evitará que lo engañen en este y otros temas.

Recuerde que siempre puede alcanzar buenas oportunidades laborales. Algunas instituciones están dispuestos a ofrecerlas, otras no. Aprenda, entonces, a ser selectivo.

Nunca deje de aprender. Esa es la base de llegar a obtenervlas competencias que el mercado laboral reclama de los profesionales en estos momentos.

Recuerde, todos tenemos suerte y alcanzamos nuestros objetivos, pero la suerte no aparece de la nada, es hija de nuestro esfuerzo y de nuestra capacidad de superación personal.

Fuente: Consultora de Ciencias de la Información

Read Full Post »


Equipo de CCINFO

El estrés surge por el desequilibrio entre las demandas del ambiente y los recursos que cada individuo posee. Podemos decir que se trata de un proceso que se inicia ante un conjunto de demandas ambientales que recibe la persona , a las que les debe dar una respuesta adecuada, poniendo en marcha sus recursos de afrontamiento. Si la demanda de su ambiente laboral es excesiva surgen una serie de reacciones adaptativas, de movilización de recursos, que implican activación fisiológica, seguidas de reacciones emocionales negativas como la ansiedad, la ira, la depresión y pánico.

El ataque de pánico simplemente aparece sin ningún aviso previo y se instala en nosotros paralizándonos, no nos deja pensar ni razonar.

Comúnmente el ataque de pánico aparece en personas hiperactivas, aquellas que realizan varias funciones y parecen que no paran de hacer cosas nunca. Todo comienza con el estrés a sentirse superado por todo lo que debe hacer hasta que el propio cuerpo impone un límite a tanta actividad.

Comienza la etapa del miedo, y eso ocurre porque el cuerpo deja de responder. Ya no puede afrontar de manera adecuada asuntos que hasta ayer no eran más que rutinas, todo parece ser más difícil de alcanzar y poco a poco disminuye la autoestima hasta que por fin desaparece. En ese momento entramos en pánico. ¿Por qué? Pues ya no podemos valernos por nosotros mismos.

Comienzan los temblores, las náuseas, los mareos, la taquicardia y las palpitaciones, la respiración se agita y el cerebro reconoce que el cuerpo es frágil y está en peligro.

Los ataques de pánico nos convierten en personas vulnerables, ansiosas y miedosas. Todo os provoca y nos guía hacia la inestabilidad. Es difícil escapar del propio cuerpo y de los síntomas que genera.

¿Porqué un empleado sufre un ataque de pánico? Hay múltiples factores que provocan esta sintomatología. Muchas veces se asocia el pánico a la depresión, porque la vida se restringe tanto por los ataques de pánico que se dejan de hacer las actividades habituales, generando un cambio en la vida de la persona.

Por lo general, la persona que sufre ataque de pánico se recluye en su casa ya que tiene miedo a todo, por ejemplo, a viajar en un transporte público o privado hacia su trabajo. Esta actitud muchas veces puede provocar que el individuo pierda su trabajo.

Para que la persona logre superar estas limitaciones debe obtener el apoyo de su entorno familiar, y si es posible, también, del laboral. Es importante que la persona restablezca sus lazos emotivos y poco a poco acreciente su autoestima. Que comprenda que puede realizar varias tareas pero que tiene que tener en cuenta que no está mal cansarse y necesitar de períodos en los que pueda distraerse. Nunca debe auto exigirse o permitir que otro lo haga.

Lamentablemente, el ataque de pánico puede aparecer nuevamente en otra ocasión y deberá comenzar a combatirlo de manera similar.

Los ambientes de trabajo suelen provocar estrés, pánico, y otras disfunciones que afectan al individuo no sólo en el trabajo sino en su vida diaria, provocados por disgustos, malos entendidos y otros tipos de problemáticas que suelen desarrollarse en ellos.

Fuente: Consultora de Ciencias de la Información

Read Full Post »


Equipo de CCINFO

Uno de los problemas más graves que se enfrentan en el trabajo es el de la falta de compromiso o desvinculsción de los empleados en relación a las tareas que realizan habitualmente.

Los trabajadores felices tienden a ser más productivos. Por lo tanto, tiene sentido asegurarse que el empleado esté contento.

La felicidad es un estado mental que se produce cuando una persona cree haber alcanzado una meta deseada. Entonces, para ser felices en el trabajo éste debe permitirle al empleado alcanzr objetivos y desafíos propios.

Una manera de asegurarse de que el empleado está satisfecho de su empleo es por medio de encuestas cortas semanales que nos permiten monitorear el clima organizacional, y así, si es necesario, efectuar los ajustes que fueran necesarios.

Los empleados felices son aquellos que trabajan en ambientes participativos e inclusivos, en los que todos pueden opinar y sugerir y avalar las ideas de sus compañeros de sección.

Asi se logra un ambiente laboral apto para la creatividad, el esfuerzo y la satisfacción de los profesionales con la Unidad de Información, generando orgullo por pertenecer a la misma, aumentando la productividad laboral, asi como la posibilidad de alcanzar las metas en un plazo relativamente corto, con la menor cantidad de fricciones posibles.

Muchos opinan que si bien la tecnología modificó la forma de hacer las tareas, no se la ha aplicado de igual forma como para monitorear los ambientes laborales y entender, así, que ocurre y porqué se generan conflictos.

En realidad no es necesario recurrir a herramientas sofisticadas para que el Director de biblioteca conozca el grado de satisfacción de sus empleados.

Los dispositivos que se emplean para medir los indicadores de salud a su vez permiten medir cuan contentos están los empleados. Se debe impulsar la perspectiva de que la salud y el rendimiento del cerebro son lo mismo.

Sentirse estresado es un mecanismo de supervivencia, pero también provoca que el cerebro se desenfoque y deje de funcionar con eficacia.

Los empleadores deberían controlar los niveles de estres de los empleados y ajustarse a los mismos, lo que implica indudablemente, hacer cambios fundamentales.

Una medida pra reducir el estres es la de modificar los horarios de trabajo, de forma tal que, se pueda evitar el desplazamkento del personal en horarios de mayor congestión de transito.

El trabajo y el aporte de cada persona en su lugar de trabajo es sumamente valioso. Los trabajadores felices requieren de una Unidad de Información que sepa cuáles son sus valores, y que esto es más importante que las herramientas y la tecnología.

Todo se reduce a cosas básicas, si no tenemos claro los valores del lugar, el resto podría ser una causa perdida.

Fuente: Consultora de Ciencias de la Información

Read Full Post »


POR KENETH CRUZ

Se reconoce como bibliotecario a quien trabaja en un centro de documentación o biblioteca. El objetivo de estas personas es brindar un servicio de calidad; por esa razón el Ministerio de Cultura y Deportes otorga la medalla Popol Wuj a los bibliotecarios destacados durante el año.

“Este día se recuerda nuestra vocación y el aporte que brindamos a la población”, indica Jorge Estrada, bibliotecólogo con más de cuatro décadas de experiencia, quien ha trabajado en bibliotecas escolares, universitarias, de organismos internacionales, gubernamentales y especializadas.

El rol del bibliotecario es ayudar al usuario a que obtenga la información que necesita —no solo proveer los libros o documentos que le solicitan— de una manera eficiente, apropiada, en la cantidad adecuada y con la máxima facilidad de acceso a ella. La idea es que les solucionen problemas en la menor cantidad de tiempo posible.

Estrada, quien además es promotor de la lectura, afirma que los profesionales de esta disciplina han aportado sus conocimientos en las unidades de información de toda la República y que siempre buscan la actualización constante para incorporar la tecnología en las sedes de trabajo e innovar con nuevos proyectos.

Alianzas

Los esfuerzos por la creación de capacitaciones cada vez son mayores y varias instituciones crean estrategias para beneficiar al gremio de bibliotecarios.

El Sistema Bibliotecario de la Universidad de San Carlos de Guatemala (Sibusac), el Comité de Cooperación Bibliotecario Universitario (CCBU), la Red de Bibliotecas escolares, las bibliotecas del Banco de Guatemala, las bibliotecas municipales de la Ciudad de Guatemala y la Biblioteca Nacional, son algunas instituciones que promueven el uso de sus instalaciones.

Esto también lo hace el Comité del Simposio Nacional de Proyección y Actualización Bibliotecológica Nacional, que durante 13 años ha proporcionado a los bibliotecarios una fuente actualizada de conocimientos, así como la Asociación Bibliotecológica de Guatemala, que promueve la capacitación de sus agremiados.

Calidad para todos

Para los bibliotecarios su mayor virtud, además de sus conocimientos, es el espíritu de servicio. Así lo expresa Patricia Muralles, quien ha trabajado durante 40 años en las bibliotecas del país.

“Esta profesión nos nutre de conocimientos y eso nos llena de oportunidades en la vida. Además, es gratificante la interacción con los estudiantes y más satisfactorio aún, que reconozcan nuestro trabajo”, indica Muralles, quien felicita este día a todos sus homólogos.

Fuente: Prensa Libre

Read Full Post »