Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 28 diciembre 2011


Equipo de CCINFO

Indudablemente, el líder es sumamente importante para mantener unido a un equipo de trabajo, ya que es el responsable del entorno o ambiente que vive nitre a este grupo.

Su estado de ánimo y emotivo marcan el ritmo que seguirá todo el grupo. Por lo tanto, el líder, debe ser consciente de sus emociones y saber gestionarlas de manera adecuada ya que puede afectar de diferente manera a la totalidad de los individuos que conforman el equipo de trabajo.

Muchos profesionales que han iniciado un nuevo trabajo con muchas expectativas terminan finalmente desvinculándose de una Unidad de Información ya que consideran que el trato recibido por su superior es inadmisible; se sienten humillados y maltratados psicológicamente. Además, otros profesionales que han visto lo que ha ocurrido, buscan un nuevo empleo ya que no desean pasar por una situación similar que la de su compañero, todas estas situaciones perjudican el normal funcionamiento de la Biblioteca y provocan una cifra alta de movilidad y de despidos voluntarios.

El costo de perder a un buen colaborador es muy alto. Ninguna Unidad de Información debe permitirse el lujo de perder un buen talento de forma innecesaria.

Es importante, entonces, perfeccionar las habilidades directivas e interpersonales ya que es la manera correcta de lograr una mayor eficiencia del personal. la verdad es que las personas pueden enfrentar situaciones difíciles y mejorarlas.

Para mantener un equipo de trabajo y mejorar su eficiencia es recomendable estar presente para cada uno de los miembros en cada momento del día.

A veces es la propia perspectiva la que hace que la situación sea difícil. Cuando surgen situaciones difíciles uno se centra en el problema pero el equipo centrará su atención sobre el líder. Entonces, suele ocurrir que si no sabe manejar el efecto que su propia perspectiva puede tener, es probable que ésta empeore su situación o hacerla más difícil. Si entiende que papel debe desempeñar podrá avanzar, superando los obstáculos y buscar buenas soluciones.

No obstante, antes de avanzar debemos saber cuál es la situación que enfrentamos. Ese es el punto de partida para arribar a una solución satisfactoria. Recuerde que saber lo que pasa es parte de su trabajo, así que si no lo sabe, debería animarse e indagar de tal manera que pueda comprender que motivo un conflicto o una situación problemática.

Para poder ser parte de la solución es necesario que deje de ser parte del problema, y eso solo lo logrará si analiza la situación de manera adecuada, sin basarse en su perspectiva personal, la cual suele adolecer de subjetividad.

Para ayudar a su equipo a superar situaciones conflictivas debe analizar la situación con objetividad, evitando favorecer a unos o a otros sin un criterio válido. Dicho criterio debe ser coherente y debe aplicarlo siempre de la misma manera.

Es así como logrará el respeto de su gente y podrá contar con un equipo altamente efectivo.

Fuente: Consultora de Ciencias de la Información

Anuncios

Read Full Post »


Lic. Leonor Nayar

José Antonio Merlo Vega explica en “El servicio Bibliotecario de Referencia” que:

“.se ha impuesto el término referencia, neologismo aceptado por el uso, aunque no oficialmente. La acepción bibliotecaria de la palabra referencia procede del inglés “reference”, que se emplea como sinónimo de consulta.”1

La tradición biblioteconómica anglosajona es la causante de que se haya realizado una traducción impropia. No obstante, el término referencia está plenamente admitido dentro de la terminología bibliotecaria de la lengua española y, del mismo modo, la denominación Servicio de referencia es la que se ha impuesto para mencionar a la sección de la biblioteca encargada de informar al usuario sobre cuestiones diversas.

Por lo tanto el servicio de referencia es un servicio de información que atiende cuestiones de respuesta inmediata y sencilla, un servicio de orientación, de consulta, de búsquedas documentales, es la sección de la biblioteca encargada de informar al usuario sobre cuestiones diversas.

La IFLA menciona en sus “Pautas para bibliotecas públicas”2 una serie de aspectos relativos a la oferta de información, entre los que sobresalen los siguientes:

Aceptar la responsabilidad de dar respuestas precisas actualizadas de manera rápida e imparcial.
Estar preparada para buscar fuera de la biblioteca cuando sea necesario, así como para atender consultas de usuarios de otras bibliotecas.
Dar a conocer el papel informativo de la biblioteca mediante la publicidad u otros medios.
Instruir en el uso de las fuentes informativas.
Proporcionar información mediante tablones de anuncios.
Compilar bibliografías y guías de lectura.
Ofrecer servicios de actualización.

Una de las funciones fundamentales del servicio de referencia en las bibliotecas escolares, es apoyar la función educativa, de ahí que su colección se divida entre un 70% de obras de formación e información y un 30% de obras de ficción.

Por eso en todo momento la sección de referencia de las bibliotecas escolares se planteará desde una perspectiva pedagógica, como complemento de las enseñanzas recibidas en las aulas.

1Merlo Vega, J.A. (2000) “El servicio bibliotecario de referencia”. En Anales de Documentación, 3, 93-126.

2 http://unesdoc.unesco.org/images/0012/001246/124654s.pdf (pdf)

Fuente: Consultora de Ciencias de la Información

Read Full Post »

Feliz Navidad!!


Read Full Post »


El creciente uso de esos dispositivos hace que los lectores están cada vez más acostumbrados a leer en pantalla todos los géneros, desde noticias a novelas.

“Es sólo cuestión de tiempo que dejemos de destruir árboles y que todas las publicaciones pasen a ser digitales”, dijo Tim Bajarin, analista de la consultoría Creative Strategies, a la agencia de noticias AFP.

El gigante del comercio electrónico Amazon popularizó hace cuatro años los libros electrónicos con sus dispositivos Kindle, y Apple despertó con sus tablets una demanda insaciable por el contenido digital, que va desde películas a revistas y libros.

El crecimiento de los libros electrónicos y las tablets impulsará los ingresos anuales de los libros digitales a u$s9.700 millones en 2016, más del triple de los u$s3.200 millones previstos para este año, según un informe de Juniper Research.

Los lectores están mostrando una mayor fidelidad a los libros digitales, de acuerdo con el Grupo de Estudio de la Industria del Libro (BISG, por su siglas en inglés).

Casi la mitad de los compradores de libros impresos dijeron que dejarían de comprar la edición en papel de su autor favorito si consiguen la digital en un plazo máximo de tres meses respecto a su publicación en papel, mostró una encuesta del BISG.

“El mercado de libros electrónicos se está desarrollando muy rápido, con cambios en la actitud y comportamiento de los consumidores en meses en lugar de años”, dijo la subdirectora ejecutiva de BISG, Angela Bole.

Las preocupaciones acerca de la lectura de libros electrónicos están disminuyendo y lo que las personas desean son precios más bajos para los dispositivos, según la encuesta. La tenencia de un libro electrónico o e-book tendió a aumentar la cantidad de dinero invertida en títulos, algo que BISG describió como una señal prometedora para los editores.

La reconocida librería Barnes and Noble respondió a la tendencia lanzando su propio lector electrónico, el Nook, y otras cadenas siguieron la misma estrategia, según Juniper. “Estoy entre los que creen que esta nueva moda de los e-books aumenta el interés de las personas por la lectura en general”, dijo el analista de Gartner, Allen Weiner.

“Cuando alguien se entusiasma con la lectura de cualquier manera, se activa el motor de la lectura y eso lleva a (leer) todo tipo de contenido”, dijo Weiner, quien agregó que las obras impresas seguirán presentes.

Según Bajarin, pasará al menos una década antes de que el papel y la tinta hayan quedado obsoletos. “Por un lado, hay una generación de personas mayores de 45 años que creció con este formato de lectura y para muchos seguirá siendo la forma más cómoda de consumir contenidos durante bastante tiempo”, dijo.

“Sin embargo, las generaciones más jóvenes ya están optando por las versiones digitales de las publicaciones y, con el tiempo, utilizarán e-books y tablets para consumir todo tipo de contenido”.

Más allá del avance digital, Weiner cree que en algunas situaciones, como la lectura en el hogar, se seguirán prefiriendo los libros de tapa dura o blanda.

“Creo que es un mito que se vaya a acabar el negocio del libro impreso”, dijo Weiner. “¿Esto forzará a los editores a pensar de manera diferente?”, se preguntó retóricamente. “Por supuesto, pero no significará la desaparición del texto impreso”. Según los analistas, para periódicos y revistas la situación es diferente.

Según Weiner, para los primeros, la era del papel y la tinta está en vías de extinción, pero para los segundos será necesario encontrar un equilibrio entre la versión impresa y la digital. Los periódicos gastan mucho dinero en impresión y distribución de sus ediciones diarias, que no pueden actualizarse tan rápido como en internet. La publicidad, en tanto, se ha ido volcando a lo digital, donde puede dirigirse mejor a su público y los anunciantes pagan cuando la gente realmente hace click en sus avisos.

Las principales iniciativas digitales

Este año, el coloso de los medios de comunicación News Corp. lanzó The Daily, una publicación sólo disponible en iPad. Y todos los periódicos, grandes y pequeños, mejoraron sus sitios web para móviles e invirtieron en aplicaciones para tener sus publicaciones en tablets.

El portal pionero de internet Yahoo! se ha ido recreando como una plataforma para “contenido digital principal” y en noviembre lanzó su revista de noticias Livestand, hecha a medida para el iPad.

El mes pasado Time contrató a la experta en publicidad digital Laura Lang para dirigir la editorial de revistas más grande de los EEUU.

Según Weiner, las revistas todavía están tratando de adaptarse a la era de las tablets. Como si la competencia en línea no fuera suficiente para alterar el negocio de las revistas impresas, el correo de los EEUU propuso acabar con las entregas de fin de semana, una medida que podría hacer que los semanarios de noticias parezcan aún más desactualizados.

Fuente: Infobae

Read Full Post »


Equipo de CCINFO

Indudablemente en todo equipo de trabajo surgen conflictos, algunos tienen cierta justificación, otros simplemente se sustentan en la irritabilidad de los actores sociales. Pero si en estos conflictos aparee siempre un mismo protagonista puede que nos encontremos con un empleado problemático. ¿Qué podemos hacer para que esta persona no dañe la actuación del equipo y termine destruyéndolo?

Las conductas de estas personas difíciles suelen aparecer por que a tienen ciertas características personales que se ven potenciadas por estímulos que se generan en los medios en los que se desempeñan.

Son personas que no expresan que les pasa, de manera tal que los mensajes que emiten no son suficientemente claros. Además, demuestran cierta resistencia y negatividad por lo que establecer un vínculo con estas personas resulta sumamente difícil.

Suelen pensar que o tienen ningún tipo de problema y que en realidad el problema es de los demás. Están en conflicto con el rol o con el entorno de trabajo. Se consideran así mismas como víctimas del sistema que representa su lugar de trabajo y piensan que todos están contra ellos.

Las personas difíciles son detectadas por sus compañeros de trabajo ya que su comportamiento influye de manera negativa en el ambiente de trabajo provocando diferentes incidentes.

No obstante, muchos jefes negarán o simplemente ignorarán tener personas difíciles en su personal ya que deberían buscar una solución razonable para terminar con cualquier problema futuro derivada de la actitud de este tipo de personas.

A veces, las personas reaccionan de manera inusitada en su trabajo porque están atravesando por problemas personales o por alguna crisis laboral. Este cambio provoca desconcierto y ansiedad entre sus compañeros y afecta la dinámica de trabajo de la Unidad de Información. El resultado es que muchas personas se ven afectadas por esta situación y muchas veces, aún así, sostienen con todos los elementos y herramientas a su alcance, el espacio laboral para evitar males mayores, sin embargo, “mirando hacia otro lado” no solucionan el problema laboral no ayudan a la persona que lo causa.

Lo más acertado es contar con personales que se especializan en este tipo de situación para aminorar, así, cualquier problema colateral que pudiera surgir, pero si bien la figura de un especialista en importante, aún más lo es la figura del Director de Biblioteca que debe tener la capacidad para mediar en todo tipo de conflicto que ponga en peligro la integridad física y psicológica del personal, así como la posibilidad de brindar de manera efectiva un servicio adecuado a sus usuarios.

Lamentablemente todo cambia cuando el problemático es el jefe. En ambos casos es necesario escuchar al individuo y fortalecerlo para lograr los cambios de actitud necesarios, sin embargo, es conveniente que la persona realmente entienda que su actitud no es adecuada y manifieste voluntad de cambiar.

Fuente: Consultora de Ciencias de la Información

Read Full Post »


Lic. Leonor Nayar

Los papeles se desgastan de diferentes maneras ante circunstancias similares ya que por la forma en que fueron fabricados, reaccionan de manera diferente. La variedad de sus comportamientos está determinada -en gran medida- por su materia prima y método de fabricación.

Desde mediados del siglo pasado, la mayoría de los papeles se fabrican con madera. Si ésta es desintegrada con métodos químicos, se obtiene celulosa muy pura y con ella papeles comparables a los de trapo. Si, por el contrario, la madera es procesada sin previa eliminación de la lignina que contiene, los papeles resultantes tienen poca expectativa de vida.

Se hace evidente que las características de un papel no sólo dependen de qué tipo de fibras se utilizaron en su fabricación, sino también del tratamiento que éstas recibieron y de qué ingredientes (cargas y encolantes) se agregaron a la mezcla de agua y fibras.

Las cargas ayudan a lograr el tipo de papel requerido, modificando su opacidad, color y grado de acidez. Los encolantes permiten controlar el grado de absorción que tendrá la hoja terminada. Sin ellos, el papel es absorbente como un secante.

El tipo de encolantes y cargas que se agrega a las fibras, modifica esencialmente las características del papel. Si se usan encolantes neutros y cargas alcalinas (por ejemplo, carbonato de calcio) el papel tendrá mayor resistencia al daño que producen la luz intensa y el aire contaminado. Durante los últimos ciento cincuenta años, se utilizó un encolante llamado alumbre-colofonia que, aplicado a fibras de madera no tratadas con procesos químicos, da como resultando papeles que se tornan amarillentos y quebradizos en poco tiempo. Por esta razón, si observamos papeles de diferentes épocas, notaremos que los del siglo XIX están -en general- peor conservados que los producidos en siglos anteriores. Si no se utilizan encolantes neutros, aún las fibras de mejor calidad sufren deterioro.

Debido a su capacidad para absorber, las fibras papeleras aceptan con facilidad anilinas y pigmentos y el papel puede hacerse en varios tonos y colores. Pero para obtener papeles más blancos partiendo de fibras oscuras y también para eliminar las impurezas, los papeleros -tradicionalmente- han blanqueado las fibras antes de formar las hojas. En los papeles actuales, las fibras se blanquean con productos químicos y resultan de un blanco deslumbrante. Para aplacarlo, los fabricantes usan colorantes. No parece necesario aclarar que las fibras, de por sí cortas y débiles -sobre todo en papeles modernos como los hechos con madera- se debilitan aún más por la fuerte acción química de los blanqueadores y sus residuos.

El papel se expande cuando está húmedo y se contrae cuando está seco. Debido a su capacidad de absorber (naturaleza higroscópica) el papel es dimensionalmente inestable cuando se lo expone a niveles variables de humedad.

Cuando cambia el contenido de humedad de un papel, éste se puede expandir y contraer drásticamente; o poco, imperceptible y uniformemente. Esta inestabilidad dimensional es tema de gran importancia para el mundo de la conservación del papel.

Una peculiaridad del papel, derivada también de la naturaleza de la celulosa, es su tendencia a degradarse, deshacerse o volverse quebradizo cuando se lo expone a temperatura alta, sequedad, Humedad Relativa alta que estimula el ataque de hongos, luz y ciertos químicos ambientales.

La celulosa también tiene la desgraciada propiedad de ser digerible. Sería raro que una vaca o una cabra entraran a una biblioteca, pero son muchos los insectos y hongos que encuentran en el papel algunos de sus alimentos favoritos, como por ejemplo la gelatina y el almidón usado como encolantes. La tendencia de la celulosa a ponerse quebradiza cuando envejece, es otro de los problemas serios que sufre el papel. Su envejecimiento prematuro es causado por ácidos que lo atacan desde muchas fuentes: gases en el aire de las ciudades, emanados de los autos y las industrias; gases desprendidos de la madera de una caja en la que se lo guarda; impurezas en la composición de un cartón sobre el que está enmarcado.

Los ácidos también pueden desarrollarse en el propio papel, a partir del alumbre usado para encolarlo; de la lignina no extraída de entre sus fibras; de los residuos de los químicos con que se lo blanqueó; o de otras impurezas. También son altamente acídicas las tintas metalogálicas.

Todas las fuentes mencionadas provocan la decoloración, fragilización y eventual desintegración del papel.

Fuente: Consultora de Ciencias de la Información

Read Full Post »

Lecturas públicas


Hay 19 bibliotecas municipales en Montevideo que reciben a unos 25 lectores por día. Faltan funcionarios y se reciben más donaciones que lo que se compra, pero planean dejar atrás esa postergación.

Una vez, hace unos 30 años, la “Joaquín de Salterain” fue la principal biblioteca pública de Montevideo y estaba en el atrio municipal.

Hoy está en el interior del Cabildo de Montevideo con menos libros, menos personal y menos visitas. Llegó ahí luego de varias mudanzas y puede que tenga que mudarse nuevamente. Para redondear un cuadro de situación poco luminoso, hace algo más de un año le amputaron la sala de lectura de la que disponía para dársela a la Asociación de Artesanos, cuando fue desalojada del Molino de Pérez. Desde entonces, se entra a la otrora principal biblioteca de la ciudad como “por la cocina”, al decir de un funcionario del Cabildo que pasa bastante rato en la biblioteca y conoce historias y anécdotas.

A la “Joaquín de Salterain” van unas 25 personas por día, un promedio de visitas que se repite en casi todas las bibliotecas departamentales de Montevideo. La directora del Servicio de Bibliotecas de la IMM, Isabel Fantoni, describió los perfiles de los usuarios: cuanto menos clase media haya en el barrio, más niños acudirán a la biblioteca pública; y cuanto más clase media, más adultos mayores. La biblioteca es, también, un lugar para “depositar” a los niños.

Esa es una de las razones por las que es un servicio más requerido en los barrios humildes que en los pudientes, de acuerdo a la licenciada Fantoni. En total, la IMM destinó este año seis millones de pesos a la red de bibliotecas. De esos recursos, cerca de la mitad se destinan a que los locales estén limpios y algo más de un millón para sueldos de becarios.

Los libros vienen de las compras que hace la Intendencia de Montevideo y de donaciones de particulares. En algunos casos, las donaciones son tan importantes como lo que se compra de manera centralizada, o incluso más. De acuerdo a la información brindada por la división de Promoción Cultural, las donaciones casi duplican a las compras: el año pasado se adquirieron 595 títulos y se donaron 1.400. Aunque una funcionaria explicó que no siempre las donaciones son útiles. “Son muy pocos los que donan una colección de Marcha, por poner un ejemplo de una colección valiosa”, dijo esta fuente.

En cuanto a los títulos que se piden, los más solicitados corresponden a las categorías “ficción latinoamericana” e “historia nacional reciente”. “Un libro que sale mucho actualmente es Tiempos de dictadura, de Virginia Martínez”, dice Sara Lorenzo en la Biblioteca Carlos Reyles, a un par de cuadras de la Gruta de Lourdes. “Los libros de Historia tienen muchas salidas”, asegura. “Y más los de historia reciente. Este es un momento muy particular porque se encontraron los restos de Julio Castro. Eso hace que la gente quiera leer sobre todo lo que ocurrió durante la dictadura”.

El paulatino descenso de la emblemática “Joaquín de Salterain” -en la que ahora trabaja una única persona que tiene que atender al público y cumplir con las tareas administrativas- ilustra la escasa atención que desde hace décadas las jerarquías municipales le han prestado a un servicio que ofrece varios beneficios.

Más allá del contacto directo con la palabra escrita, la biblioteca es un espacio de socialización para adultos pero más a menudo para niños, que acuden en busca de libros, juegos, actividades y de otros niños.

Además, puede ofrecerle a un liceal de bajos recursos la posibilidad de acceder a materiales de estudio sin costo, por ejemplo. Cuando Qué Pasa visitó la “Carlos Reyles” una estudiante de 18 años encontraba la Divina Comedia y La Ilíada para el examen de Literatura, además de preguntar por un libro de teoría económica para otra asignatura.

La “Carlos Reyles” es atendida por Lorenzo y una funcionaria administrativa. La escasa cantidad de empleados es algo que se repite en la red de bibliotecas departamentales, como se llaman desde que Montevideo está dividido en ocho municipios. En general no hay más de tres funcionarios a cargo de las bibliotecas.

En total hay 68 municipales destinados al servicio, de los 14 tienen el título de bibliotecólogos. Pero también están los que, como en el caso de René Lemoine en la “Felisberto Hernández” del complejo Euskal Erría, se han construido una trayectoria laboral combinando docencia y pasión por la lectura y la literatura.

En esa biblioteca se confirma el diagnóstico de “cuánto menos clase media, más niños”. Unos 500 niños forman parte del registro de la biblioteca, una cifra excepcional para la red.

Lemoine tiene buena parte de la responsabilidad de ese indicador. Formada en el extranjero en la asignatura Narración, le enseña a los niños que acuden a la “Felisberto Hernández” cómo leer los cuentos en voz alta, cómo moverse y qué gestualidad usar para contarlos, por ejemplo. Algo así como una combinación entre teatro y literatura. Luego, lleva a esos niños para que lean y cuenten en escuelas y cotolengos. Hace casi 25 años que trabaja en la “Felisberto Hernández”, y está próxima a jubilarse. Cuando se vaya es poco probable que alguien la pueda reemplazar y desde la dirección de Cultura de la IMM se reconoce que su jubilación será “una pérdida”.

La directora de la división Promoción Cultural, Clara Netto, es consciente que 68 funcionarios para un acervo de unos 160.000 libros repartidos en 17 locales (de las 19 bibliotecas, dos están cerradas por reparaciones), es insuficiente. Por eso, agrega, ya se hizo un llamado a concurso para 19 nuevos cargos de bibliotecólogos, con un límite de edad de 45 años: el promedio de edad actual supera los 50 y muchos ya andan, como Lemoine, en trámites de jubilación. Los nuevos empezarán ganando unos 20.000 pesos más beneficios sociales.

Todas las bibliotecas departamentales se manejan con lapicera o papel. Se compraron computadoras para los locales, pero por ahora están desconectadas. “Hay un tema de compatibilidades”, explica Netto. “La IMM se maneja con Linux, y la base de datos tiene otro sistema de software”.

La jerarca asumió el 8 de julio. Cuando habló con la intendente Ana Olivera se acordó que la primera medida sería aumentar el presupuesto destinado al conjunto de bibliotecas. Y comprar más libros. De los 595 del año pasado se subió a 650 este año, muchos de ellos vinculados al Bicentenario, con lo cual se refuerza el perfil histórico del acervo de libros de la intendencia, lo que responde a una demanda constatada.

Otro punto acordado fue que se intentaría volver a la Bibliored -una biblioteca ambulante que llevaba libros de barrio en barrio- y revivir una base de datos que se construyó y mantuvo desde 1999 hasta 2004 y que luego fue abandonada.

Las idas y venidas en torno a proyectos que fueron ideados, abandonados y, como ahora, que se pretende reflotar, es otra muestra de lo bajo que están las bibliotecas en la lista de prioridades de las jerarquías de la intendencia. “Estaban postergadas sí. La división que dirijo tiene que contemplar otras unidades y servicios, como el Teatro Solís, la EMAD y la Filarmónica, por ejemplo. Además, ¡recién llegué!”, dice Netto.

Para el director de la Escuela Universitaria de Bibliotecología, Mario Barité, las mudanzas, los proyectos que nacen y mueren, o el hecho de que haya locales a los que se llega solo preguntando son síntomas del subdesarrollo conceptual. Para él, eso va más allá de quien esté a cargo durante tal o cual administración. “Hace ya 30 años que la ciudad perdió su principal biblioteca -la Joaquín de Salterain- y seguimos sin entender el potencial que tienen las bibliotecas, uno que va mucho más allá de la lectura”, dice Barité.

¿El último orejón del tarro?
Un lugar común de la administración pública es que hay tres destinos para funcionarios problemáticos, díscolos o a los que se quiere aislar: archivos, museos y bibliotecas. Algunas de las fuentes consultadas para esta nota coinciden con esa visión. “Es como un castigo que te manden a una biblioteca, eso ocurre a menudo en el interior”, dice Mario Barité, de la Escuela Universitaria de Bibliotecología.

Fuente: El País

Read Full Post »

Older Posts »