Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 28 noviembre 2013


El experto en educación y nuevas tecnologías habla sobre el ciberbullyng y la nueva agenda de los docentes.

Filosofo especializado en educación y uno de los más reconocidos en el uso de las nuevas tecnologías en el aula, Nicholas Burbules pasó recientemente por Buenos Aires. Convocado por la Universidad de Quilmes, el especialista estadounidense habló sobre “aprendizaje ubicuo” –una de sus principales especialidades– y dejó conceptos acerca de la convivencia en la escuela. Dos asuntos que se cruzan en el ciberespacio, a partir de los resonantes casos de ciberbullyng.

Para Burbules, el ciberacoso muestra cómo la tecnología puede jugar a favor de los acosadores y, al mismo tiempo, en contra de ellos. “Hoy es más fácil atacar a otro cuando no lo estás mirando a la cara. Las personas, especialmente los jóvenes, interactúan por videoconferencia, redes sociales, Facebook, un montón de entornos que fomentan el acoso. Pero la tecnología también ofrece recursos para paliar esta situación ”.

Es que precisamente por participar activamente en las redes sociales, ahora los jóvenes que están siendo maltratados tienen a su disposición valiosa información acerca de cómo hacer frente a la situación, así como las diversas herramientas para interconectarse entre ellos.

– ¿A qué se refiere con “aprendizaje ubicuo” – Muchos ya llevamos Internet en el bolsillo y pronto lo vamos a tener en nuestros oídos. Hoy puedo aprender acerca de historia, de medicina, sobre cocina, puedo tener la información para resolver el problema que me importe . Todo esto es aprendizaje ubicuo.

Esto no significa que se desplaza la escuela o que no se necesitan docentes. Por el contrario, existen conocimientos que se deben transmitir a través de la escuela.

El especialista también reflexionó acerca de los docentes, la motivación de los alumnos, las redes sociales y los nuevos medios. “Los estudiantes están muy motivados con cuestiones que involucran a los medios masivos de comunicación, las redes sociales, los videos, la creación de filmes, música y contenido para Internet. El desafío es traer lo que es relevante para ellos a la clase y no llevar lo que es relevante para el docente hacia el aula. No estoy diciendo que esto es fácil de hacer; es un desafío de los educadores pensar en cambiar y repensar nuestra agenda para involucrar la agenda de los alumnos”.

Fuente: Clarin

Anuncios

Read Full Post »


La infografía, publicada por la University of Southern California, Library Online Library Science Degree, muestra cómo evoluciona el papel del bibliotecario.

Como con la llegada de la digitalización y las nuevas tecnologías, la biblioteca se transforma en un espacio no sólo del consumo de información, sino también en un espacio de creación de contenidos. Entre la lista de desafíos que tienen que afrontar bibliotecarios y bibliotecas está como atraer al los usuarios en tiempos en que todo se mueve cerca de los servidores de multinacionales tecnológicas y de servicios de Internet como Google o Amazon. También muestran que el bibliotecario experto es necesario para los usuarios de bibliotecas, más que nunca lo ha sido antes

Librarians-in-the-digital-age-infographic

Read Full Post »


Equipo de CCINFO

Vivimos en una época en la que escasea el trabajo, por lo tanto, una entrevista laboral constituye un verdadero acontecimiento que no se puede desperdicia por un error en el vestuario.

Si bien cada tipo de trabajo cuenta con un código de vestimenta, en todas las entrevistas de trabajo se espera que el postulante se vista con sobriedad.

Los estilos tradicionales son los más importantes para una entrevista de trabajo, sin importar el tipo de trabajo al que se está aplicando. Nuestra profesión tampoco queda exenta de este protocolo.

Un bibliotecario puede desempeñarse en diversos espacios profesionales por lo que resulta importante que el postulante se adapta a la vestimenta del lugar. No es lo mismo desempeñarse profesionalmente en una escuela, en una universidad, en una empresa, en un archivo, tanto de la esfera estatal como privado. Cada espacio tiene un código de vestimenta diferente, de ahí la elección tradicional de vestimenta en la entrevista. Nunca resulta desacertado y nos permite conocer el lugar para resolver el estilo de ropa a emplear en una segunda entrevista.

Los colores de nuestra entrevista comunican. Generalmente, nos vestimos con prendas y colores que combinan con nuestro tono de piel, ojos y cabello. Pero solemos dejar de lado la máxima de que los colores comunican sobre nosotros mismos. Veamos, entonces, que muestra cada color que seleccionamos:

Negro: solemos emplearlo en pantalones, polleras, zapatos, carteras. Nunca debemos vestir completamente en este tono, hay que combinarlo con otros colores que atenúen su rigidez como el blanco y el crema.

Azul marino: es el tono más seguro en el ámbito profesional. Sugiere integridad y profesionalidad y favorece todo tipo de piel.

Gris marengo: es muy distinguido y también favorece todo tipo de piel, en especial cuando se lo combina con el blanco.

Gris: un gris un tanto más claro resulta un tono apagado y puede dar la idea de que la persona que lo luce es aburrida. Solo se lo recomienda con piel bronceada.

Amarillo: demuestra creatividad, energía, decididamente es un color positivo y alegre. Lamentablemente, no se lo relaciona con un pensamiento lógico o estratégico. No obstante, puede resultar una buena elección para una corbata, camisa, pollera o chaqueta.

Rojo: es un color ambivalente; representa al amor pero también a la ira. Es dominante y clásico.

Azul: representa la calma y empatía, es una buena elección y muy combinable.

Marrón: resulta muy aburrido y tradicional.

Verde: no resulta muy favorecedor para todos los rostros. Hay que emplearlo con precaución.

Verde azulado: es una elección mucho más favorecedora; tiene mucho azul y resulta vistoso y serio a la vez.

Morado: es un color distinguido y muy sentador.

Blanco: es un color limpio y elegante.

Recuerde combinar de manera armónica los colores que utilizará en la entrevista.

Fuente: Consultora de Ciencias de la Información

Read Full Post »


Equipo de CCINFO

Según las neurociencias la gente tóxica está conformada por individuos que perturban el bienestar ajeno. La verdad es que los comportamientos destructivos se toleran si aparecen de manera esporádica, pero si se repiten con frecuencia contaminan las relaciones interpersonales.

En las bibliotecas conviven muchas personas que tienen diferentes perfiles, por lo general esta convivencia enriquece el trabajo en común, no obstante, algunas de estas personas no suman nada al grupo sino que restan, no producen beneficios ni acompañan el avance de sus compañeros, sino que generalmente los frena y desmotiva.

Veamos que hay ciertos tipos de profesionales que nunca deberían estar en su biblioteca:

Pensadores grupales: son aquellos empleados que todos los días se quejan de las mismas cosas. No aportan soluciones solo críticas. No importa si su jefe trata de conciliar opiniones. Si un nuevo empleado comienza a trabajar deberá decidir sin formar o no parte de este grupo. Muchos optarían por pertenecer al mismo ya que de no hacerlo serían marginados de manera automática.

Temor al despido: es una persona insegura que sabe que ocupa un puesto de trabajo que no puede manejar. Por eso cuando algo sale mal deslinda responsabilidades culpando a otro. Sabe que difícilmente ascenderá, u obtendrá méritos por sus habilidades.

El perdedor: su mentalidad es de fracasado, pero puede cambiar. No obstante, si un compañero de trabajo obtiene un reconocimiento, piensa que lo obtuvo por que tiene suerte, no porque se lo merece. No reconoce que la persona ha logrado un reconocimiento porque es mejor profesional.

El chismoso: los chismes pueden ser inofensivos o maliciosos. Los primeros, son comunes y suelen practicarlos por mera curiosidad. Los segundos, en cambio, provienen de la mentira; se afirma algo para perjudicar a alguien pero que no es real. Se trata de una persona altamente tóxica y dañina por lo que puede generar problemas graves en el personal.

El que ve a sus compañeros como algo más que amigos: es difícil tener en la biblioteca personas que tienen un romance. Pueden generar disturbios si la relación no prospera.

El psicópata: es un perfil típico de un mando intermedio (jefe de sección o director de biblioteca), pero a veces también se lo puede encontrar entre los puestos básicos. Se trata de un individuo que hace cualquier cosa para obtener lo que desea, es insensible al sufrimiento del otro y solo le interesa su propio rédito personal.

El mal jefe: es, en realidad, el empleado más tóxico. Puede llegar a destruir la Unidad de Información. Sin embargo, goza de la estima de todos los empleados del lugar. Suele, con su actitud, desmotivar a sus empleados e incluso puede despedir a cualquiera de ellos si tiene buenas ideas.

Recuerde que las personas tóxicas influyen de manera desafortunada en el conjunto de un equipo de trabajo.

Para poder controlarlas se les debe quitar su poder.

Si hay que pasar varias horas en el trabajo con ellas es recomendable abstraerse tal que su influencia sea mínima.

Para neutralizar a una persona tóxica hay que emplear la amabilidad y no dejarse llevar por sus comentarios desagradables.

Fuente: Consultora de Ciencias de la Información

Read Full Post »


El Senado de la Nación aprobó esta tarde por unanimidad, la ley que establece que las instituciones del Sistema Nacional de Ciencia y Tecnología y que reciban financiamiento del Estado Nacional, deben crear repositorios digitales institucionales de acceso abierto y gratuito en los que se depositará la producción científico tecnológica nacional.

La producción científica que será publicada en los repositorios digitales abarca trabajos técnico-científicos, tesis académicas, artículos de revistas, entre otros; que sean resultado de la realización de actividades de investigación financiadas con fondos públicos ya sea, a través de sus investigadores, tecnólogos, docentes, becarios postdoctorales y estudiantes de maestría y doctorado. La Ley establece además la obligatoriedad de publicar los datos de investigación primarios luego de 5 años de su recolección para que puedan ser utilizados por otros investigadores.

Según el secretario de Articulación Científico Tecnológica del Ministerio, Alejandro Ceccatto, “la sanción de la ley es una respuesta a la posición monopólica de las grandes editoriales internacionales que concentran la publicación de investigaciones científicas” y agregó que “el objetivo es que la producción científica financiada por la sociedad sea accesible. Es inaceptable que si el Estado Nacional financia la investigación de una persona después no pueda la sociedad toda acceder a ese conocimiento”.

Tras la media sanción en la Cámara de Diputados, durante mayo de 2012, la prestigiosa revista Nature publicó que “este tipo de legislaciones nacionales no son comunes en el resto del mundo aunque algunos países están comenzando a delinear políticas tendientes al acceso abierto de las investigaciones financiadas por el Estado”. Además la revista resaltó que “Argentina está nacionalizando su producción científica” y que esto podría “beneficiar a la comunidad internacional”.

En la región, solo Perú posee una ley de Acceso Abierto sancionada el año pasado, que convirtió al país en el segundo de América Latina, después de Argentina, en elevar una legislación nacional al respecto. En el caso de Estados Unidos, la obligatoriedad de publicar las investigaciones solo alcanza a aquellas financiadas con fondos públicos a través de sus Institutos Nacionales de Salud (NIH). Finalmente la Comisión Europea promueve el acceso abierto pero todavía con iniciativas aisladas.

Según los fundamentos de la ley, el modelo de acceso abierto a la producción científico – tecnológica implica que los usuarios de este tipo de material pueden, en forma gratuita, leer, descargar, copiar, distribuir, imprimir, buscar o enlazar los textos completos de los artículos científicos, y usarlos con propósitos legítimos ligados a la investigación científica, a la educación o a la gestión de políticas públicas, sin otras barreras económicas, legales o técnicas que las que suponga Internet en sí misma.

Red de repositorios institucionales

El 29 de noviembre de 2012, las máximas autoridades científicas del continente acordaron en Buenos Aires la creación de “LaReferencia”, un proyecto para el desarrollo de una red federada de repositorios institucionales de publicaciones científicas. La misma está destinada a almacenar, compartir y dar visibilidad a la producción científica de América Latina.

El proyecto consiste en la creación y puesta en funcionamiento de manera interoperable de repositorios de publicaciones científicas de Argentina, Brasil, Colombia, México, Chile, Ecuador, Perú, Venezuela y El Salvador. Los miembros firmantes se comprometen a: que los investigadores y beneficiarios de fondos públicos publiquen los resultados de investigación de acuerdo con los principios de acceso público; a desarrollar herramientas y mecanismos para evaluar las contribuciones en materia de acceso abierto y a generar instrumentos que permitan medir la producción científica de los repositorios de la región. De esta manera apoyarán y facilitarán el acceso equitativo a la producción científica de América Latina como un bien público regional, apoyando su circulación a través de internet.

Según estimaciones del Banco Interamericano de Desarrollo, institución que financia el proyecto, las estrategias regionales para el Acceso Abierto podrían beneficiar a más de 700.000 docentes, 70.000 investigadores y 15.000.000 de estudiantes en América Latina.

Fuente: Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva

Read Full Post »


Equipo de CCINFO

Al fin hemos materializado nuestro sueño. Tantas horas de esfuerzo, de capacitación continua, de tratar de agradar a nuestro jefe han dado sus frutos.

Ahora hemos ascendido y no sólo alcanzamos una remuneración salarial más alta sino que, de pronto, hemos recibido un montón de felicitaciones de personas que incluso hace mucho tiempo que no vemos.

Pero también otras cosas han cambiado en nuestra vida de manera muy significativa; ya no somos como fuimos hace unos escasos días, estamos más irritables, menos tolerantes, olvidamos a nuestros compañeros y ahora los vemos como nuestros subordinados. Creímos que este cambio nos haría muy felices, sin embargo, no es tan así.

Algunos investigadores opinan que hay un mecanismo cerebral predeterminado que nos impulsa a perder empatía a medida que ascendemos en el plano laboral. Somos más soberbios y ya no nos interesa el aspecto humano de las relaciones laborales.

¿Cómo afecta el poder a nuestro cerebro?

Cuanto más poder o autoridad tenemos menos sensibles somos con las personas que tenemos bajo nuestra supervisión. Nos olvidamos que en algún momento de nuestra vida hemos estado del otro lado y simplemente nos convertimos en intolerantes y, a veces, hasta en maltratadores.

Por lo tanto, es posible que cuando una persona asciende a un puesto de poder comience a olvidar el nombre o desconocer a los miembros de su equipo de trabajo. Además, es casi la persona que puede llegar a destruir ese equipo de trabajo ya que no considera las sugerencias que este le puede brindar.

Nosotros tenemos lo que podríamos denominar las “neuronas espejo”. Significa que nos solemos identificar con otra persona, sus sentimientos, actitudes, necesidades, ambiciones.

Pero, también ocurre que estas neuronas se bloquean cuando imperan los sentimientos de poder. Nos volvemos más superficiales ya que para nosotros solo cuenta la apariencia, lo que los otros piensan de nosotros y de los logros que hemos alcanzado. Perdemos parte de nuestra esencia, de quiénes fuimos mientras transitamos el camino al ascenso profesional.

Si queremos tener una gestión exitosa debemos tener en cuenta que no podemos lograr nada en solitario. Dependemos de nuestro de equipo de trabajo. Por eso, es importante que no pensemos que por el mero motivo de ascender somos mejores que los demás, quizá, simplemente somos más ambiciosos.

En la vida personal y laboral no podemos lograr nada si nos movemos en solitario, la vida diaria nos demuestra que todos estamos conectados de una u otra forma.

Es bueno no olvidar nuestro horizonte; y también recordar que por más que nos haya costado, es mucho más sencillo ascender que mantenerse, y nadie ha logrado mantenerse en un puesto sin el apoyo de su entorno.

Fuente: Consultora de Ciencias de la Información

Read Full Post »


Dos expertos en catalogación de la obra borgeana leyeron las claves que evidencian las correcciones que el autor hacía sobre sus libros.

El hombre ciego que dirigió la Biblioteca Nacional a partir de 1955 tenía un propósito que un grupo de investigadores desentrañaron y convirtieron en hipótesis de trabajo. Preparar sus Obras Completas como modo de controlar la lectura futura de sus libros. “Nosotros ya habíamos visto otros ejemplares de Sur donde Borges corrige sobre lo impreso”, explica Laura Rosato. “Esta práctica también se ve en ejemplares de Fervor de Buenos Aires , en los poemarios. Nos hizo pensar que en estas colecciones de Sur, que no son las que se usan a diario porque están absolutamente revisadas y consultadas, podría haber alguna colección duplicada que hubiese traído Borges.” Ese manuscrito con el párrafo final de “Tema del traidor y el héroe” que los investigadores Laura Rosato y Germán Alvarez encontraron en la Biblioteca Nacional en un papel recortado y tachado entre las hojas de la revista Sur, no tiene el rótulo de un inédito; completa casi exactamente el cuento que fue editado en Ficciones . Es un testimonio que permite reconstruir una estrategia de escritura ligada al texto impreso en publicaciones como un espacio de prueba, como si publicar fuera necesario para corregir el material que tendrá un momento de cristalización en el libro.

Cuando Borges leía también intervenía sobre los textos. Dejaba en las hojas de los libros de teosofía, en las aventuras de Stevenson la huella de una forma de lectura que tal vez sea su mayor herencia. Si el ejemplar se convertía en un cuaderno de notas donde la marginalia encerraba también un enigma, el armado de su propia enciclopedia, esas pistas descifradas en Borges, libros y lecturas publicado en el año 2010, señalan que un escritor no sólo construye su propio lenguaje sino que inventa un montaje de lecturas.

“La nota es la representación de un sistema cognitivo, ejemplifica en el papel el orden mental que está teniendo. Cada vez que relee, toma el número de página, copia la cita con puntos suspensivos antes y después. Ahí te indica, no me estoy fijando solamente en lo que copio, sino en todo el texto. O traduce, o pone entre paréntesis cita y autor. Si está leyendo un libro de Rabelais y la cita es de otro autor, él pone entre paréntesis el autor que está citando Rabelais, como para él tener esta catalogación de autores”. Alvarez explica este proceso de búsqueda que no estaba guiado por un afán de documentación temática sino por la voluntad de trazar en el papel una cartografía. “Hay algo que Piglia identifica que se relaciona muy bien con el tipo de lectura y es que sólo busca idénticos, no diferencias y es real porque cuando Borges confronta lecturas en la misma nota extrae todas las lecturas que apuntan en un mismo sentido o que usan la misma retórica o que utilizan la misma metáfora para definir algo, es como un catálogo de símiles y es capaz de verlos en lugares inesperados”, interviene Rosato “ Yo creo que es una operación para fijar en la memoria porque queda muy claro, en los relatos de quienes lo conocieron, que no tenía que recurrir a los libros para recuperarlo”.

Como si desde sus lecturas adolescentes fuera atesorando toda esa información que lo acompañaría en sus años de ceguera, Borges comienza a establecer un mecanismo de selección y depuración. No se lee de forma obediente, respetando un orden cronológico, la irreverencia del lector está en la edificación de un laberinto.

“Nosotros tenemos en esta colección muchas notas hechas por la madre y por Bioy Casares”, cuenta Álvarez y agrega: “En Borges entrás por un autor y confronta con cinco o seis textos distintos. Las notas con la madre ya cambian porque hay otra operación intelectual. De alguien que te lee y vos suspendés la lectura y reelaborás lo que entendiste. Ahí Borges dicta partes del texto”. Estas anotaciones bajo la forma de una marginalia que rechaza el subrayado convencional y que ocupan los espacios vacíos del texto, que iluminan proyectos de historias porque en su biblioteca está su literatura, fueron las que llevaron a Alvarez y Rosato a la sospecha y al deseo de encontrar un manuscrito.

“Borges forma parte de su sistema de confrontes”, explica Rosato “Lee algo que le ratifica o le aclara o le aporta a lo que ya escribió y se confronta. El primer ejemplar que nos dio la pista para buscar en Sur es del número 59 con ‘La biblioteca total’, un texto que no vuelve a publicar, con una corrección agregada. Yo creo que hay una urgencia casi maníaca, de corregir en cada ejemplar, expurgatoria y que seguramente puede volver a cambiar o le puede agregar cosas pero tiene la idea de corregir todas las ediciones ”.

Borges convierte el libro en una evidencia, lo altera como si buscara que su sistema de lectura y escritura quedara ilustrado. La tarea de Rosato y Alvarez fue descubrir el destino de esas notas en la obra. Borges trabajaba un estilo, exploraba entre mitos y autores casi desconocidos para las librerías argentinas, un vocabulario propio. Su originalidad se extrae de esas lecturas laterales, extrañadas donde él traduce e inventa. Desacraliza el texto publicado al igual que el libro que con sus marginalias como indicios regala, cede, deja al descuido en el depósito de las distintas bibliotecas donde trabajó.

Fuente: Revista de Cultura Ñ

Read Full Post »

Older Posts »