Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 29 agosto 2012


Equipo de CCINFO

A veces, sin darnos cuenta, decimos algunas cosas que terminan lastimando a los demás. Por lo tanto, es importante que aprendamos a medir las palabras y a tener en cuenta las posibles consecuencias de aquello que expresamos, de modo que podamos hacer comentarios productivos y reflexivos, y en lo posible, que puedan ser valiosos para nuestro interlocutor.

Podemos definir a la incontinencia verbal como la falta de capacidad de controlar las palabras, expresar las ideas de manera descontroladas o sin el previo razonamiento de las mismas.

Las palabras dichas sin ningún tipo de reflexión dejan de ser valiosas e incluso muchas veces pueden ser hirientes. Hay que pensar antes de expresarnos y tener en cuenta que aquello que decimos puede llegar a ser contraproducente para otras personas, es decir, tenemos que hacernos cargo de lo que hemos dicho.

Aquellos que simplemente parlotean sin parar no suelen procesar de manera correcta lo que dicen y suelen llamarse a sí mismos “espontáneos”, para justificar de esa manera sus palabras que más de una vez resultan sumamente desubicadas y fuera de lugar.

Es importante, entonces, pensar y razonar antes de hablar. Es muy recomendable para el expositor y para su entorno, de esa manera se evita ser reconocido como un mero charlatán e irradiar una mala imagen.

Si no estamos muy seguros de lo que vamos a decir es preferible mantenernos en silencio. Tomar un breve tiempo para responder es un ejercicio que con el tiempo se vuelve muy gratificante ya que nos permite mantener una imagen altamente positiva.

Por otra parte, muchos individuos consideran que si no se les permite hablar, se está atentando contra su libertad de expresión; no obstante, esto es incorrecto ya que esta significa ser cuidadoso, medido y sobre todo reflexivo. Podemos expresarnos con libertad, decir lo que pensamos, sin ofender a los demás.

Se puede decir la verdad sin lastimar; se le puede decir a un subordinado que su trabajo no es óptimo, se puede hablar con un par diciéndole que su trabajo no aporta al conjunto o incluso que retrasa el trabajo de los demás. No obstante, no se debe ofender o herir a los demás, no corresponde, no resulta necesario actuar de esta manera.

Podemos decirle a otro lo que pensamos sobre su trabajo o actitud, pero siempre empleando las palabras adecuadas, cuidando el tono de voz, sin avasallarlo, con respeto. Siempre podemos tratar todos los temas que hacen al trabajo pero debemos hacerlo en el momento adecuado, es decir, debemos ser personas razonables, moderadas y pacientes.

Muchas personas hablan porque los silencios les generan angustia, y es, justamente en estos momentos cuando pueden expresar palabras que resulten molestas o desubicadas, ya que podemos considerar que ese es el momento en que las emociones le juegan una mala pasada a estas personas.

Para evitar estas situaciones incómodas tendremos que realizar algunos ejercicios como buscar un momento en el día en que permanezcamos en silencio hasta llegar a valorar esos instantes en los que simplemente podemos dedicarnos a pensar. Es el momento preciso para reflexionar y meditar y así, entender que a veces, si estamos muy nerviosos, malhumorados, ansiosos o molestos por determinadas situaciones es preferible permanecer en silencio antes de decir ciertas palabras de las que luego nos podamos arrepentir.

Podemos, además, practicar a ser pacientes y a comunicarnos de mejor manera.

La buena comunicación resulta fundamental para mantener un diálogo óptimo con las demás personas.

En el trabajo, todos tenemos que cooperar para mantener un buen nivel de comunicación y un buen ambiente laboral, por ese motivo, debemos usar de manera correcta las palabras para evitar conflictos innecesarios.

Fuente: Consultora de Ciencias de la Información

Read Full Post »


“El descubrimiento de una teoría completa e integral, por lo tanto, quizá no ayude a la sobrevivencia de nuestras especies. Quizá ni siquiera afecte nuestro estilo de vida. Pero desde los albores de la civilización, la gente no ha estado contenta de ver los eventos desconectados e inexplicables. Ellas y ellos han anhelado por entender el orden subyacente de todo el mundo. Hoy en día nosotros aún deseamos vehementemente conocer por qué estamos aquí y de dónde provenimos. El deseo más profundo de la humanidad por el conocimiento es justificación para nuestra búsqueda continua. Y nuestro objetivo no es menos que una completa descripción del universo en el que vivimos.”

Stephen Hawking

La llamada Sociedad de la Información surgió en la década del 70 y ha afectado a todas las disciplinas, entre ellas a las Ciencias de la Información. Se supone que los líderes políticos y económicos desean regular a la Sociedad de la Información, estableciendo normas para su avance y desarrollo, como se puede observar en la Cumbre Mundial de la Sociedad de la Información que se llevó a cabo en Ginebra en diciembre de 2003.

¿Qué rol deberán jugar las Unidades de Información en este nuevo entorno? ¿El profesional que desarrollo su trabajo en este ámbito está preparado para este desafío?

La sociedad de la información constituye una nueva forma de organización social y productiva en torno a las tecnologías de la información y la comunicación.

En estos momentos la tecnología es un elemento integrador que logró atravesar y transformar todas las áreas del acervo y de la gestión del servicio en la Unidad de Información. El objetivo primordial de estos centros es el de permiten alcanzar este objetivo con cierto grado de eficiencia y eficacia.

Si bien los nuevos medios de información constituyen herramientas valiosas, han provocado que el bibliotecario deba efectuar una recategorización y definición de los documentos de acuerdo a su estructura. Acordamos que los nuevos medio de comunicación no sustituyen a los tradicionales, sino que simplemente los complementan.

El nuevo profesional se ha encontrado con muchas y variadas herramientas a su disposición tanto para comunicarse como para obtener y suministrar información.

Es así como el aumento de los conocimientos tecnológicos, comunicacionales e informacionales ha generado un proceso de cambios en torno a la educación de las personas. El aumento de los conocimientos que se consideran necesarios para realizar diversas actividades ha producido la necesidad de una educación permanente.

Read Full Post »


Lic. Patricia Allendez Sullivan

Hoy a los bibliotecarios nos resulta muy difícil mantener la atención de nuestros usuarios. Es que hay muchas distracciones, por lo tanto, tenemos que estar presentes en la web, en las redes sociales y en todos aquellos lugares que usualmente los usuarios visitan o emplean para comunicarse.

Por lo general encontramos a las bibliotecas en Facebook y en Twitter pero también podríamos contestar las consultas de los usuarios por medio de WhatsApp.

Veamos, WhatsApp nació de la mano de Jan Koum, ex Director de Operaciones de Yahoo. Mensajes gratis, sin límite alguno, a cualquier hora del día y con la posibilidad de adjuntar imágenes o videos con todos los contactos de la agenda que también empleen WhatsApp.

Para que la biblioteca pueda comunicarse por este medio con sus usuarios deberá contar con fondos suficientes para adquirir un Smartphone y mantener la línea. Esto, de por sí, puede convertirse en una limitación para aquellas bibliotecas que no cuenten con un buen presupuesto.

Además, será necesario, desde el punto de vista de la gestión, que las autoridades comprendan el porqué de la necesidad de sostener este servicio. ¿Nos interesa para demostrar a nuestros usuarios y colegas que tenemos fondos suficientes para mantener este servicio en el tiempo y qué tendrá algún sentido para nuestros usuarios? ¿Lo hacemos solo por nuestro ego? ¿Creemos firmemente qué un servicio de este tipo aportará algún valor agregado a nuestro usuario? Debemos justificar a nuestros superiores la inversión.

Este servicio debe tener una finalidad concreta, en caso contrario no subsistirá ya que se convertirá en un gasto sin sentido.

Creemos que este servicio puede aplicarse en bibliotecas universitarias, especialmente para alumnos de postgrado, ya que muchos de ellos, por obligaciones laborales, pueden llegar a ausentarse por breves períodos de tiempo y pueden usar este medio para solicitar asesoramiento bibliográfico, la renovación de un préstamo, la reserva de algún material que necesitan consultar o simplemente comunicarse con un bibliotecario para que le indique que biblioteca le recomienda consultar mientras se encuentre en determinado lugar geográfico.

Podría llegar a convertirse en un servicio útil en bibliotecas especializadas, especialmente del área biomédica, centros de documentación, archivos, bibliotecas de empresas, estudios jurídicos o contables, cuyos usuarios en su mayoría son investigadores o profesionales que necesitan información vital para tomar decisiones riesgosas.

WhtasApp puede ayudar a estas bibliotecas a brindar servicios óptimos y beneficiosos a sus usuarios, pero, tendremos que tener en cuenta el costo de manutención del celular, de la línea telefónica y del profesional que se encargará de estar pendiente de este servicio. Pensemos que si el mismo resulta exitoso necesitaremos a tres o cuatro personas que se ocupen casi con exclusividad de este servicio, por lo tanto, resultará vital justificar ante el superior la puesta en marcha del mismo ya que poco a poco se pueden sumar nuevos gastos, como por ejemplo, el sueldo de más de dos empleados.

En este caso, ¿cómo justificamos el servicio? ¿Qué tipo de rentabilidad le proporcionará a la biblioteca y a la institución que la alberga?

Pensemos, ¿qué tipo de servicio brindamos por este medio? Indudablemente, queremos acompañar de manera permanente al usuario para asesorarlo en materia bibliográfica sin importar dónde se encuentre en tiempo real.

La noticia realmente maravillosa es que ahora, por lo menos en la biblioteca, ya no vamos a necesitar tener un móvil ya que podemos conectarnos a WhatsApp en la web a través de un navegador, sin necesidad de descargar ningún programa. Para ello tenemos que tener asignado un número en WhatsApp, es decir, habernos dado de alta en el servicio móvil de cualquier plataforma y llenar un formulario indicando el número del destinatario y el nombre con el que queremos que el receptor nos identifique, junto al mensaje. Como aún está en pleno desarrollo no se podrá intercambiar archivos multimedia ni esperar que tenga una buena velocidad de envío, no obstante, podemos decirle a nuestro superior que algunos gastos podremos bajarlos en un tiempo relativamente breve ya que no tendremos de mantener un celular con abono pues podremos convertirlo a tarjeta.

Solo es una posibilidad que deberíamos reservar para ciertas bibliotecas en las que el tiempo y la efectividad en la comunicación pueden llegar a ser fundamentales y altamente justificables. Con el tiempo, quizá, se podrá extender este servicio a todo tipo de bibliotecas.

Fuente: Consultora de Ciencias de la Información

Read Full Post »


Acervos limitados, magros salarios, instalaciones inapropiadas y reducidas, pocas oportunidades para profesionalizarse, además de insuficiencia tecnológica y la ausencia de un marco legal estatal que ampare su labor, constituyen el escenario de bibliotecas y bibliotecarios en Michoacán, informó la presidenta de la Asociación Michoacana de Bibliotecología (Ambi), Laura Cervantes Sánchez.

Al dar a conocer los eventos que enmarcan el X Congreso Estatal de Bibliotecarios, que se desarrolla del 22 al 24 de agosto en Morelia, comentó que en el interior del estado los bibliotecarios cobran en promedio de 800 a mil 500 pesos quincenales y el espacio físico donde trabajan se reduce a un salón de clases que se improvisa en planteles escolares o en casas de cultura.

Salario, el de los bibliotecarios, que en muchos casos representa también el único presupuesto destinado por las autoridades educativas o gubernamentales al espacio que coordinan, e insuficiente a los propósitos mínimos de supervivencia del empleado en cuestión, obvio que no alcanzan para promover el desarrollo de sus bibliotecas, describió Cecilia Ruiz González, vicepresidenta de la Ambi.

En Michoacán, coincidieron, no existe la biblioteca ideal, es decir de primer nivel, y aún cuando, citaron, existe un proyecto para dotar a Morelia de un espacio próximo al ideal, destacaron que la solución es atender en ese rubro y de manera más equitativa a las bibliotecas de toda la entidad, dado que también existe déficit de zonas que carecen de estos recintos.

Otra debilidad en el campo de la bibliotecología, mencionaron, es la falta de capacitación de sus cuadros, ya que de los mil 600 bibliotecarios registrados en la entidad, sólo un 0.3 por ciento son especialistas, es decir seis personas que están ubicadas en la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH), el Centro de Cooperación Regional para la Educación de Adultos en América Latina y el Caribe (Crefal) en Pátzcuaro, El Colegio de Michoacán (Colmich) en Zamora y en la Unidad Regional Educativa en Jiquilpan de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Aunado a la falta de conciencia, conocimiento e interés que autoridades de todos los niveles y órdenes del poder público han mostrado de manera histórica al tema en cuestión, se suma el caso de empresas editoriales que no conciben en su agenda el altruismo o la donación, tal es el caso de las firmas más poderosas con su matriz en el extranjero, externaron, aunque existen otras que muestran mayor solidaridad, como Trillas, Limusa y Macmillan, destacó Laura Cervantes.

Lo crítico del panorama en Michoacán, declaró, es que el escaso apego en las políticas públicas por el tema refleja el nivel educativo de una sociedad o de los planteles escolares, ya que “en ellas converge el conocimiento”, de ahí que se dio a la tarea de comenzar a formular una iniciativa de ley de bibliotecas a nivel estatal -dado que no existe- que contemple todas estas problemáticas.

Fuente: Cambio

Read Full Post »


Equipo de CCINFO

En estos momentos, estamos transitando por una época difícil para conseguir trabajo, por eso, muchas personas que tienen la suerte de contar con él, tienen miedo de atreverse a pensar tan siquiera en buscar un nuevo empleo para dejar el anterior.

Que el tiempo actual sea difícil para conseguir un empleo, no significa que no podamos tratar de conseguir aquello que deseamos, por lo tanto, si dejamos que un obstáculo nos detenga, seguramente, no encontraremos ese empleo que tanto queremos.

Además, como la mayoría de la gente piensa que es imposible encontrar un buen empleo, ni siquiera lo intentan, lo que nos dará mayores posibilidades en el mercado laboral.

Muchas personas han buscado y buscan trabajo en tiempos difíciles y lo consiguen, pero eso ocurre no sólo porque son buenos profesionales sino porque ignoran los comentarios negativos de otras personas y continúan su camino acorde con los objetivos que han establecido.

Nunca debes permitir que otro te diga que puedes o no conseguir. No permitas que sus creencias sean las suyas y diseña un plan que te ayude a conseguir un trabajo nuevo. Ten en cuenta estos consejos que te pueden ayudar:

Sé realista y paciente. Muchas personas quieren obtener resultados de manera instantánea, no obstante, cambiar de trabajo requiere de tiempo, por lo tanto, debes prepararte porque va a pasar un poco de tiempo antes de que lo logres.
Ten en claro que es lo que quieres. Este paso es muy importante. Si quieres encontrar un trabajo que te satisfaga a largo plazo debes definir qué es lo que deseas: ¿qué tipo de puesto quisieras ocupar?; ¿dónde?; ¿en qué horario?; ¿cuántas horas quieres trabajar?; etc.
Pregúntate qué es lo qué quieres. Siempre habrá muchas personas que “saben” lo que es mejor para ti y que van a tratar de convencerte para que aceptes un ofrecimiento determinado.
Ten en mente una estrategia, muchas personas envían su CV sin tener en claro el motivo por el cual lo envían. Si sabes con certeza qué tipo de trabajo quieres no envíes tu CV sin saber si el puesto vacante cubre tus expectativas.
Haz un alista en la figuren tus capacidades, habilidades y competencias, así como tus logros profesionales. De acuerdo a esa lista, sinceramente describe cuál puede ser tu aporte a la Unidad de Información en la que querrías trabajar, pero sin centrarte en ti mismo sino en lo que el Director del lugar desea de su nuevo empleado.
Cambiar de trabajo, más allá de la situación económica actual resulta realmente estresante. Por eso es bueno que te cuides y que tu familia y amigos te apoyen.

¿Qué tipo de ambiente laboral te gustaría encontrar en tu nuevo trabajo? ¿Cómo deberían ser tus compañeros de trabajo? Es importante que tengas bien en claro gustos y especificaciones para concentrar tu búsqueda en eso que deseas y encontrar así, el trabajo que pueda satisfacerte.

Escribe un párrafo corto que defina que es lo que estás buscando. Así cuando alguien te pregunte tendrás una respuesta clara, concisa y descriptiva.

Muchas veces conseguimos un trabajo creyendo que eso es lo que queríamos hasta que finalmente, al conseguirlo, nos demos cuenta que no es el trabajo que en realidad nos interesa. Así habremos perdido tiempo y esfuerzo, y perjudicamos también a nuestro nuevo empleador.

Es importante, recolectar toda la información disponible sobre el trabajo que te interesa. Emplea a amigos y conocidos, los contactos de las redes sociales que puedan darte información sobre una institución determinada, sobre el trabajo que se realiza en ese lugar, sobre los usuarios que suelen concurrir a la Unidad de Información. Estas personas te pueden contar como es el lugar, la gente que trabaja allí o que acude a buscar información, cuáles son los valores que comparten, qué objetivos persiguen, etc.

Esta información te permitirá saber si necesitas alguna formación adicional, adquirir una habilidad o competencia específica de acuerdo a las actividades que realizan en una jornada normal de trabajo. Trata de conocer todo lo que puedas sobre el lugar para hacerte una idea de si te gustaría o no trabajar en ese lugar.

Recuerda, no permites que nadie te diga que es lo mejor para ti, sólo tú puedes saberlo con certeza. Tomate un poco de tiempo para pensar en lo que realmente quieres.

Cambiar de trabajo en tiempos difíciles no es imposible, es importante, entonces, que no te desanimes. Tú puedes y debes organizar tu carrera profesional.

Fuente: Consultora de Ciencias de la Información

Read Full Post »


Lic. Patricia Allendez Sullivan

Mendeley es una aplicación web y de escritorio, propietaria y gratis. Se trata de un gestor bibliográfico multiplataforma (Windows, Mac, Linux). Resulta imprescindible para todo aquel que trabaja habitualmente con una gran cantidad de información y en especial si se trabaja en alguna línea de investigación.

Fue fundado en 2007 en Londres y la primera versión beta fue publicada en agosto de 2008. Fue creado por Jan Reichelt, Victor Henning y Paul Foeckler.

Para usar Mendeley hay que acceder a su web y crear una cuenta. También se puede ingresar con la cuenta de Facebook. Luego se instala en el ordenador siguiendo las instrucciones.

Permite sincronizar, automáticamente, su versión local y web. Se caracteriza por la extracción automática de los metadatos y referencias de los artículos que importa; ha incorporado un visor PDF de los documentos que importa de la biblioteca posibilitando la inclusión de notas y subrayados; permite insertar citas y bibliografías en Word y en Open Office; emplea una herramienta estadística avanzada que aporta datos variados sobre autores citados, etiquetas empleadas en un área de investigación determinada e integra gestores de referencia sociales que permiten generar redes de investigación; captura referencias bibliográficas de sitios web empleando la herramienta “Web importer” para instalar en diferentes navegadores o sincronizándose con Citeulike o Zotero.

No podemos dejar de reconocer que tiene algunos errores en la extracción de referencias por lo que hay que editar manualmente los registros, no permite la carga masiva de datos y cuando se comparten archivos con colegas no aparecen las notas que se hicieron en le PDF. No obstante, la facilidad de uso y la eficacia en la organización de archivos lo convierten en una herramienta sumamente atractiva en el momento de pensar en el empleo de un gestor bibliográfico.

Dispone de distintas opciones para incorporar referencias:

  • Manualmente
  • Añadiendo documentos desde archivos PDF
  • Importando desde otros gestores bibliográficos o bibliotecas con formato RIS
  • Importando resultados desde bases de datos como Embase, Web of Science, etc.
  • Importando desde otros sitios web
  • Añadiendo referencias de cuentas de otros usuarios de Mendeley

El organizador de ficheros de Mendeley permite renombrar automáticamente los PDF archivándolos en las carpetas seleccionadas.

Además nos permite generar bibliografías y listar referencias en 1000 estilos de citación diferente.

Por lo tanto, podemos considerar que Mendeley es una herramienta útil y versátil que reúne los elementos de los gestores de referencia clásicos con aquellos que provienen de la interacción y sociabilidad que supone la web colaborativa 2.0 y brinda la posibilidad de interactuar con otros usuarios.

Fuente: Consultora de Ciencias de la Información

Read Full Post »


Equipo de CCINFO

El mundo que compartimos, tan hiperactivo y apurado admira a todas aquellas personas que realizan muchas actividades al mismo tiempo. Sin embargo, los científicos opinan que concentrarse en una sola cosa a la vez resulta mucho más productivo para las Unidades de Información y preserva la salud de los empleados.

Todos los días las Unidades de Información sufren en algún momento el mismo inconveniente, la baja concentración de algunos de sus empleados.

¿Cómo podemos mejorar nuestra atención? Les damos algunos consejos al respecto:

Trabajar en un espacio libre de ruidos molestos ya que los sonidos son una fuente de distracción.
Cerrar todos los programas y aplicaciones que no necesitemos en la PC y que interfieren con nuestro trabajo.
Evitar loguearse permanentemente a las redes sociales.
Solo dejar abierto el correo institucional, tratar de abrir el personal en determinados momentos y cerrarlo de inmediato.
Mantener un orden estricto en el lugar de trabajo, todo lo que necesitemos debe estar a mano y ordenado, para disponer de las herramientas en el momento en que lo necesitemos, evitando la pérdida de tiempo en buscarlos.
Organizar las tareas con tiempo no un minuto antes de comenzarlas. Trabajar por tiempos, de manera que organicemos cuánto tiempo vamos a invertir en cada una de las tareas que realizamos diariamente.
A veces la concentración se pierde porque sufrimos un bloqueo. No es bueno dejar de lado esta tarea por un bloqueo o temor a cómo hacerlo; en estos casos lo más conveniente es dividir la tarea en partes de manera de no perder la eficacia.
El descanso es clave para que la mente permanezca despierta y con mayores probabilidades de concentrase y de rendir al máximo.
Si se tiene mucha exigencia intelectual es bueno adquirir buenos hábitos: alimentarse de manera adecuada, dormir las horas suficientes para descansar de manera adecuada.
Hay que ser paciente; a ansiedad, el querer hacer todo rápido y terminar las tareas antes de lo previsto, facilita la desconcentración. No podemos hacer todo a la vez, tenemos que concentrarnos en una tarea a la vez.
Hay que comenzar el día con tranquilidad. Ver que debemos hacer y darle una prioridad a las tareas.

Para lograr una mejor concentración debemos realizar tareas cortas y luego de efectuar cada una de ellas, tomar un breve descanso para recuperar la energía que hemos empleado, descansar la mente y luego volver al trabajo.

Nunca deje un proyecto sin terminar ya que lo hará sentir como que no ha hecho nada.

Comience el día haciendo la tarea más importante ya que con el paso del tiempo el cansancio no le permitirá rendir al 100%.

Fuente: Consultora de Ciencias de la Información

Read Full Post »

Older Posts »