Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘La biblioteca y los medios’ Category


Reaccionar ante situaciones de forma racional, dominando las emociones constituye una buena forma de impulsar la carrera profesional.

En realidad todos somos más emocionales que racionales; la lógica hace que los individuos piensen mientras que las emociones los llevan a actuar. Para tener éxito profesional es importante alcanzar una inteligencia emocional equilibrada y sobre todo muy fuerte.

(más…)

Anuncios

Read Full Post »


Una persona positiva es aquella que no deja que las presiones laborales se apoderen de su vida, sino que por el contrario toma el control evitando situaciones innecesarias de estrés y esforzándose por mejorar cada día.

Son personas que no llegan a conclusiones anticipadas, tratan de investigar para sacar conclusiones sin dejarse arrastrar por las emociones de terceros o las propias.

No se resisten a la verdad, intentan saber exactamente que pasó, cómo para ubicar la falla, subsanarla y seguir con sus planes. No son resentidos, por eso aceptan lo sucedido, tratan de aprender de este error y continúan adelante.

(más…)

Read Full Post »


El escritor Ángel Esteban cuenta en El escritor en su paraíso cómo los grandes literatos de nuestra historia encontraron en las bibliotecas su refugio, su inspiración y sus primeras nóminas.

Las bibliotecas siempre han tenido ese toque vetusto y místico capaz de inspirar a las mejores mentes de nuestra historia. Son lugares que generan obsesión, con pasillos que resguardan romances, el único lugar donde el papel nunca pasa de moda. El escritor en su paraíso (ed. Periférica) puede considerarse un repaso al ‘detrás de las plumas’ de los grandes literatos, pero es en verdad una oda compartimentada a las bibliotecas. El filólogo Ángel Esteban ha exprimido en sus casi cuatrocientas páginas el filón que ha sido siempre este espacio para la literatura, el cine e incluso como atrezzo de bar o tienda.

¿Se imagina entrar en la Biblioteca de la Academia Francesa en París y que le atendiese el mismo Charles Perrault? En 1673 eso era posible. Otros 29 escritores internacionales acompañan al artífice de Caperucita Roja en este oficio y beneficio del furor poético. Como escribe Esteban, “hay bibliotecarios que pasan su vida tocando los libros pero sin abrirlos demasiado; en el otro extremo, los hay cuyo puesto de trabajo es una ligera excusa para leer todo lo que cae en sus manos”. Los treinta magníficos de esta lista son de la segunda especie, de aquellos que descubrieron o afianzaron su don en estos paraísos circulares.

Jorge Luis Borges fue el primero en describir las bibliotecas como el paraíso mundano, justo al empezar sus versos del Poema de los dones: “Nadie rebaje a lágrima o reproche/ esta declaración de la maestría/ de Dios, que con magnífica ironía/ me dio a la vez los libros y la noche. De esta ciudad de libros hizo dueños/ a unos ojos sin luz”. El argentino encontró allí su obsesión y un laberinto peligroso que se materializaba en sus recurrentes pesadillas nocturnas, y que inspiraron obras oníricas como El Aleph o El libro de arena.

Las bibliotecas fueron el refugio de muchos de estos escritores, para otros la probeta donde gestar sus ideas revolucionarias y para casi todos el pan que llevar a sus familias y uno de los sueldos de final de mes. Esa es la columna vertebral que sostiene este mosaico de historia y de anécdotas personales.

Y también de desencanto. “Los libros que pudieron ser tachados de diversionismo ideológico desaparecieron de inmediato. Desde luego, también los libros que pudiesen abordar cualquier tema relacionado con las desviaciones sexuales desaparecieron… A los pocos días de aquello decidí que no podía continuar allí”, aseguraba el cubano Reinaldo Arenas en su autobiografía, sobre cómo la Revolución hizo que perdiese el gusto por el rincón que vio nacer a su Celestino antes del alba.

Los países de las Maravillas

A Lewis Carroll se le podía ver a menudo en la biblioteca Christ Church de la Universidad de Oxford resolviendo las dudas a sus alumnos. Y en ese ambiente de mandatario y de famoso profesor conoció a la niña que trasladaría su popularidad mucho más lejos del campus londinense: Alice Lidell. Lo que muchos consideraron -y aún lo hacen- como una conducta inmoral por su supuesta atracción por las niñas impúberes fue el origen de la venerada e imprescindible Alicia en el País de las Maravillas.

Es curioso que estos mundos de fantasía fuesen creados por eruditos de materias científicas, como en el caso de Carroll con las matemáticas, o de los hermanos Grimm con la política y la filología. Jacob y Wilhelm Grimm hicieron también sus pinitos en la biblioteca de la Universidad de Marburgo, pero sus labores de libreros eran más tediosas que inspiradoras. Este trabajo les sirvió de una forma muy funcional para recuperar la literatura popular, que se basaba en las aldeas más pobres y en las familias numerosas, y envolverla con un halo de prestigio. De ahí nació su legado insustituible de cuentos hogareños como Hansel y Gretel o El sastrecillo valiente.

Y así saltamos de los mundos infantiles a las maravillas del erotismo con Giacomo Casanova. La otra faceta más desconocida de este  dandy atemporal nos descubre que la seducción no se limita a las artes amatorias, que una obra literaria puede seducir con la misma intensidad. Pocos saben de este donjuan que escribió más de cuarenta obras y fue bibliotecario en Bohemia. Allí decidió escribir la historia de su vida, donde contaba que, además de conquistador, fue espía, violinista, mago, traductor, matemático y cuentista. ¿Realidad o ficción?

Poetas y bibliotecarios, o viceversa

“Conseguí una especie de beca de colaboración en la biblioteca de la Universidad de Maine. Credence Clearwater Revival cantaba Green River y Kenny Rogers seguía con The First Edition. Habían muerto Martin Luther King y Robert Kennedy, pero Janis Joplin, John Lennon y Elvis Presley seguían vivos”. Así recordaba el propio Stephen King sus años mozos como bibliotecario y el nido de amor donde conoció a la que fuese el amor de su vida. Una historia bucólica que dista bastante de su Resplandor, La milla verde o Misery.

Algunos de estos escritores trabajaron mucho en bibliotecas después de abandonar su oficio en ellas, como Mario Vargas Llosa. El autor de La fiesta del Chivo siente predilección por la British Library, la Biblioteca Nacional de París, la Pública de Nueva York y la de la Universidad de Harvard. Pero su primer empleo fue en la Nacional de Perú, que compaginaba con otros seis trabajos para poder llegar a fin de mes. Igual que Rubén Darío, el gran heraldo del modernismo, que irrumpió como niño prodigio en Managua y allí logró su primer empleo fijo en la Biblioteca Nacional. Aunque leían más de lo que trabajaban: 5.000 volúmenes lo atestiguan.

La dama de la lista, Gloria Fuertes, afirmaba en su poema Todo asusta: “Dios me hizo poeta y yo me hice bibliotecaria”. Este empleo le sirvió para reivindicarse en la sociedad franquista y alentar la participación femenina en el snob mundillo literario. También era la flautista de Hamelín de los niños, les regalaba libros y leía cuentos para que a esa sociedad precaria y pobre del futuro no le faltase educación para pelear contra la dictadura. Ella sacó las bibliotecas a la calle y hoy esas bibliotecas han encontrado a la mejor de sus musas.

Fuente: eldiario.es

Read Full Post »


scaleAnte las limitaciones impuestas por el Estado para contratar personal, algunas administraciones municipales le echan imaginación o intentar exprimir al máximo los recursos de plantilla con los que cuentan. El Concello de Celanova, que se quedó sin bibliotecaria, ha optado por situar al frente del recinto de lectura a un policía municipal que, por su edad, había solicitado la segunda actividad. (más…)

Read Full Post »


Bibliotecas nacionales

 
Bibliotecas públicas (y populares)

  • Biblioteca Nacional de Maestros – CABA, Buenos Aires: @bnamaestros
  • Biblioteca Argentina Dr. Juan Álvarez – Rosario, Santa Fe: @BIBLIOARGENTINA
  • Biblioteca Crisálida – San Miguel de Tucumán, Tucumán: @CrisalidaTuc
  • Biblioteca Popular P.U.M.A. – Manuel Alberti, Buenos Aires: @bibliopuma
  • Biblioteca Popular Rioplatense – Villa Ballester, Buenos Aires: @bprioplatense
  • Biblioteca Popular Nº: 2131 Domingo Faustino Sarmiento – Gral Alvear, Mendoza:@bp2131sarmiento
  • Biblioteca Popular Domingo Faustino Sarmiento – Tristán Suárez, Buenos Aires:@bibliosarmiento
  • Biblioteca Popular Rafael de Aguiar – San Nicolás de los Arroyos, Buenos Aires:@BibAguiar
  • Biblioteca Pública Vicente P. Cacuri – Tres Arroyos, Buenos Aires: @bcacuri
  • Biblioteca Popular Alfredo L. Palacios – Puerto Madryn, Chubut: @bibliopalacios
  • Biblioteca Popular Domingo Faustino Sarmiento – Cañuelas, Buenos Aires:@bibliotecatwit
  • Biblioteca Pública de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) – La Plata, Buenos Aires: @BibPublicaUNLP
  • Biblioteca Central de la provincia de Buenos Aires – La Plata, Buenos Aires: @BibliotecaBA 
  • Biblioteca Provincial de Entre Ríos – Entre Ríos: @BiblioProvER 



Bibliotecas universitarias y otras bibliotecas generales de investigación

 

  • Biblioteca de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) – La Plata, Buenos Aires: @Biblio_Ing_UNLP
  • Biblioteca de la Facultad de Informática de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) – La Plata, Buenos Aires: @BiblioFI_UNLP 
  • Biblioteca de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) – La Plata, Buenos Aires: @bibliofaunlp
  • Biblioteca Central de la Universidad Nacional General San Martín (UNSAM) –  San Martín, Buenos Aires: @BC_UNSAM
  • Biblioteca Central de la Universidad Nacional de Villa María, Córdoba – Villa María – Córdoba @bcunvm
  • Biblioteca y Centro de Documentación de la Universidad Nacional de Tres de Febrero (UNTREF) – Tres de Febrero, Buenos Aires: @BiblioUNTREF
  • Centro de Documentación de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo (FADU) de la Universidad de Buenos Aires (UBA) – CABA, Buenos Aires: @bibliotecafadu
  • Biblioteca de la Facutald de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de la Plata (UNLP) – La Plata, Buenos Aires: @BiblioFCE 
  • Biblioteca Mayor de la Universidad Nacional de Córdoba – Córdoba: @BibliotecaMayor
  • Biblioteca Universidad Torcuato Di Tella – CABA, Buenos Aires: @BiblioDiTella 
  • Biblioteca de la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (UMET) – CABA, Buenos Aires: @UMETbiblioteca 
  • Biblioteca del Consejo Profesional de Arquitectura y Urbanismo (CPAU) – CABA, Buenos Aires:@bibliotecacpau
  • Biblioteca central de la universidad pedagógica de la provincia de Buenos Aries – Gonnet, Buenos Aires: @bibliounipe
  • Biblioteca Florentino Ameghino (Facultad de Ciencias Naturales y Muso – Universidad Nacional de La Plata) – La Plata, Buenos Aires: @bfafcnym

Bibliotecas de ciencias sociales
  • Biblioteca Utopía del Centro Cultural de la Cooperación Floreal Gorini  – CABA, Buenos Aires: @BibUtopia
 
Bibliotecas escolares y centros de recursos
  • Biblioteca José Antonio Mignone – Jáuregui, Buenos Aires: @bibliojamignone
  • Biblioteca Juan Bautista Alberdi – Neuquén, Neuquén: @bibliotecajba
  • Biblioteca del Colegio Claret – Bahía Blanca, Argentina: @biblioclaret
  • Biblioteca del Colegio Compañia de María – Mendoza: @BiBLOGteca
  • Biblioteca Centro Lincoln – ICANA – CABA, Buenos Aires: @BibLincoln
  • Biblioteca del Colegio Belgrano Day School – CABA, Buenos Aires: @bdslibrary

Bibliotecas gubernamentales/institucionales
  • Biblioteca de la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia  – CABA, Buenos Aires: @BibliotecaCNDC
  • Biblioteca Central y Centro de Documentación Francisco P. Moreno de la Administración de Parques Nacionales (APN)  – CABA, Buenos Aires: @peritofmoreno
  • Centro de Administración Documental – Biblioteca Se.dro.nar (Secretaría de Programación contra la Drogadicción y la Lucha contra el Narcotráfico) – CABA, Buenos Aires:@bibliosedronar
  • Biblioteca “Juan Alvarez” (depositaria de publicaciones de la ONU), Rosario, Santa Fe: @ONURosario 
  • Biblioteca del Congreso de la Nación Argentina – CABA, Buenos Aires: @BCNprensa


Red de bibliotecas
  • Red de Bibliotecas Públicas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires:@BibliotecasBA
  • Red de Bibliotecas de la Universidad Católica de Córdoba: @BiblioUCC
  • Red de Bibliotecas de Derecho y Ciencias Jurídicas: @bibliotecasRBJ
  • Red de Bibliotecas de Virtuales de Ciencias Sociales de América Latina y el Caribe (CLACSO): @CLACSOredbiblio
  • Sistema integrado de Documentación (Universidad Nacional de Cuyo) – Mendoza: @siduncuyo
  • Acuerdo de Bibliotecas universitarias de Córdoba – Córdoba: @ABUC 
  • Redes Argentinas de Información – CABA, Buenos Aires: @Reciaria

 

Bibliotecas de ciencias biomédicas y de la salud

Read Full Post »


Read Full Post »


Equipo de CCINFO

Por lo general, todos nos ponemos ansiosos, por no decir directamente nerviosos, ante una entrevista laboral.

Tenemos expectativas, sueños e ilusiones y a veces muchas necesidades de trabajar. Por ese motivo, es muy importante tener un buen dominio de la ansiedad y de los nervios para que no nos juegue en contra.

Siempre la clave ante estas situaciones es tener confianza y seguridad en sí mismo y poder demostrárselo al reclutador. Cuando nos sentimos seguros podemos dar lo mejor de nosotros mismos sin ningún tipo de reparo. Pero cuando nos asaltan los nervios las cosas cambian de manera drástica.

Puede ser que necesites con desesperación ese empleo, que sea el empleo que siempre estuviste esperando, que tuvieras algún problema personal antes de salir a la entrevista o que mientras viajabas ocurriese algún imprevisto. Cualquiera de estas situaciones puede provocar su ansiedad y despertar sus nervios.

Los nervios se observan tanto en el aspecto físico como en lo psicológico. Los físicos se exteriorizan con sudor frío, temblor en la mano, en la voz, movimientos casi espasmódicos de las piernas y pies, etc.

En cuanto a lo psicológico se observa que el individuo se bloquea mentalmente y no puede expresarse de manera adecuada.

En realidad deberíamos evitar pasar por una experiencia semejante. Para ello le podemos aconsejar que controle sus nervios, y afiance su confianza en si mismo mediante el empleo de la comunicación no verbal; nos referimos a que el impacto de cómo se dicen las cosas frente a lo que se dice en sí es superior. El reclutador observa cada movimiento que hace acompañando lo que dice.

Una persona exitosa sabe dominar su lenguaje corporal, la imagen que irradia a su interlocutor y utiliza ambos elementos, lo que dice y como lo dice en su beneficio.

También puede optar por utilizar técnicas de programación neurolingûística que favorecen su seguridad, de modo que puede pasar de un estado de nerviosismo a otro de autoconfianza.

Las técnicas que se pueden emplear, entre otras, son el anclaje, la visualización, las contra creencias limitantes, etc. Veamos entonces:

Un anclaje es la asociación automática entre un estímulo y una respuesta emocional; o sea, anclar es asociar de manera que nuestra mente puede asociar palabras, gestos y sonidos entre otras cosas.
La visualización es un recurso clave en el que empleamos nuestro sistema de representación tal que podemos crear las imágenes internamente con un grado de detalle tal que queramos, modificando y experimentado un evento determinado, incluso antes de que suceda. Así podemos alcanzar la meta que nos proponemos.
Las creencias limitantes son realmente apasionantes. Pensar en nuestra identidad, lo que somos, lo que creemos nos muestran que si pudiéramos cambiar nuestras creencias podríamos tener una vida más plena. Nuestro sistema de creencias es nuestra realidad y a veces nos pueden jugar en contra en una entrevista laboral si no podemos ver las cosas con otra perspectiva.

La forma de comunicar y de crear un lazo con el reclutador es crucial para que este considere que es una persona valiosa y que su incorporación al staff puede producir una diferencia altamente satisfactoria para la institución o empresa a la que se esta postulando.

Venza sus miedos internos que producen ese estado de malestar y lo llevan a exteriorizarlo a través de los nervios. Luego vaya confiado a su entrevista de trabajo y seguramente logrará su objetivo.

Fuente: Consultora de Ciencias de la Información

Read Full Post »

Older Posts »