Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Gestión’ Category


Lic. Marcelo de la Puente

El crecimiento de la producción científica en las últimas décadas así como su recopilación en bases de datos bibliográficas automatizadas han potenciado el uso de la “bibliometría” y la generación de indicadores para medir los resultados de la actividad científica y tecnológica.

Los indicadores bibliométricos son datos estadísticos deducidos de las distintas características de las publicaciones científicas, en base al importante papel que desempeñan estas en la difusión y transmisión del conocimiento generado en la investigación. Son válidos cuando los resultados de la investigación se transmiten a través de publicaciones científicas y técnicas. Proporcionan información cuantitativa y objetiva sobre los resultados del proceso investigador, su volumen, evolución, visibilidad y estructura, pero no informan sobre los progresos del conocimiento. Son muy útiles aplicados a comunidades con gran volumen de publicaciones, y pierden su significación cuando se trata de producciones muy pequeñas, por lo que no deben emplearse en las valoraciones de investigadores individuales.

El reconocimiento de la utilidad del análisis de las publicaciones para el estudio de la actividad investigadora y tecnológica ha llevado a la bibliometría a experimentar un gran desarrollo. En los últimos años los estudios bibliométricos han sido cada vez más requeridos y utilizados no solo para la cuantificación de la producción, sino para otros fines como identificar grupos y áreas de excelencia, asociaciones temáticas, interdisciplinaridad, disciplinas emergentes, redes de colaboración temática, prioridades, etc.

Su utilización se ha generalizado en los países más desarrollados científicamente.

A partir de los indicadores bibliométricos se pueden precisar una serie de cualidades:

Crecimiento de cualquier campo de la ciencia, según la variación cronológica del número de trabajos publicados en él.
Envejecimiento de los campos científicos según la “vida media” de las referencias de sus publicaciones.
Evolución cronológica de la productividad científica según el año de la publicación de los documentos.
Productividad de los autores e instituciones, medida por el número de sus trabajos.
Colaboración entre científicos e instituciones, medida por el número de autores por trabajo o centros de investigación que colaboran.
Impacto o visibilidad de las publicaciones dentro de la comunidad científica internacional, medida por el número de citas que reciben éstas por parte de trabajos posteriores.
Análisis y evaluación de las fuentes difusoras de los trabajos por medio de indicadores de impacto de las fuentes.
Dispersión de las publicaciones científicas entre las diversas fuentes.
A través de la medición de los distintos elementos de las publicaciones científicas es posible obtener diversos indicadores bibliométricos. Los más sencillos y habituales son los conteos de publicaciones durante un período determinado que relevan información sobre los tipos de documentos, los idiomas, y las revistas de publicación elegidas para la divulgación de la investigación, así como sobre disciplinas en las que se trabaja, tendencias, especialización y el número de autores, instituciones o países, participantes en los documentos. La posibilidad de elaborar indicadores más complejos depende principalmente de las características de las bases de datos seleccionadas.

Fuente: Consultora de Ciencias de la Información

Anuncios

Read Full Post »


Lic. Patricia Allendez Sullivan

El concepto de calidad aplicado a las Unidades de Información ha provocado que en las mismas se introduzca una filosofía de trabajo que las ha transformado y revitalizado.

Las Bibliotecas funcionan como pequeñas empresas dentro de una unidad mayor que les da forma; no obstante, pueden desarrollar sus propias políticas, valores y compromisos con la sociedad, teniendo en cuenta que deben referenciarse a las de la institución que las contiene.

Se produce entonces, un cambio de cultura:

Gestión tradicional vs. Gestión de calidad
Biblioteca centrada en sí misma vs. Biblioteca orientada al usuario
Imponer nuestro criterio vs. Nos adaptamos a las necesidades del usuario
Decisiones centralizadas vs. Participación en la toma de decisiones
El Director es el gestor vs. El Director es el gestor y el líder

Por lo tanto, la “felicidad en una gestión” no la deciden las magnitudes, sino la calidad y para alcanzar esta variable se desarrollan tácticas, estrategias, se planifica, organiza y dirige en función de obtener el éxito.

Con este cambio de cultura el objetivo de la biblioteca debe evolucionar, apareciendo nuevas metas que anteriormente no se habían fijado:

Cumplir las expectativas del usuario y despertar en él nuevas necesidades
Reducir o eliminar los defectos que pueda tener el servicio que se le brinda al usuario
Dar respuesta inmediata a la solicitud del usuario
Por lo tanto, la calidad es un proceso de mejora continua, en el cuál todas las áreas de la biblioteca buscan satisfacer las necesidades del usuario o anticiparse a ellas, participando activamente en el desarrollo de servicios.

La cultura de la calidad es una forma de trabajo en la que todos los que forman parte de la biblioteca deben fomentarla y tender de manera permanente a la mejora continua.

Es fundamental para que este modelo funcione que todos los empleados se involucren en el diseño del Sistema de Gestión de la Calidad, y en la mejora continua de los procesos que provocan la satisfacción plena del usuario.

Las bibliotecas modernas constituyen un sistema complejo en el que las decisiones se toman, comunican e instrumentalizan teniendo en cuenta la capacidad de cada uno de los miembros de la biblioteca en la calidad final del servicio.

Cada nueva decisión procede de mediciones realizadas con anterioridad, y por lo tanto, tiene una base meramente objetiva.

Todas las actividades estarán controladas mediante la aplicación de planes de mejora, para lo cual resulta imprescindible la planificación de las actividades.

La filosofía de la mejora continua resulta ser un aliado fundamental de las nuevas bibliotecas y de los servicios que éstas brindan a la comunidad.

Fuente: Consultora de Ciencias de la Información

Read Full Post »

Eslogan


Lic. Patricia Allendez Sullivan

En su origen, esta palabra se relaciona con un grito de guerra que reunía a los miembros de un clan o partido. Con posterioridad se uso en el área comercial y hoy en día es un elemento fundamental en el área de la publicidad. Si bien todos los mensajes publicitarios no tienen un eslogan muchas veces es recomendable su empleo.

Es difícil determinar cuáles son las características de un buen eslogan. Analizar una publicidad es una tarea compleja, ya que hay una serie de elementos diferentes que intervienen en la misma, el texto, los gestos, las escenas, el escenario, las personas. Si el conjunto es bueno, la audiencia recordará el mensaje por un largo tiempo.

Podemos decir que un eslogan se logra con una fórmula breve y original que caracteriza el producto o servicio que queremos promocionar. Esta frase, que a veces se resume en una sola palabra, resalta la característica de aquello que queremos que la audiencia desee.

El eslogan se caracteriza por su brevedad, su concisión, originalidad y el grado de atracción que pueda ejercer sobre el destinatario, para que se recuerde con facilidad.

En realidad, no todos los eslóganes son breves ni todas las propagandas se recuerdan por el eslogan, sin embargo, siempre se intenta crear fórmulas originales que perduren en el tiempo y que al escucharlas se pueda identificar con rapidez el producto o servicio que se quiere posicionar en el mercado.

Un eslogan puede trascender por la gran difusión que obtiene a través de los medios de comunicación, pero muchas veces los trascienden ya que las personas los adoptan en la vida cotidiana.

El eslogan debe sintetizar una o varias características de aquello que queremos que los individuos consuman. Como profesionales de Ciencias de la Información, nos interesa que el eslogan no sólo identifique los servicios de la biblioteca, sino que sintetice lo que es esa biblioteca, su importancia para la comunidad.

Para lograr un buen eslogan debemos realizar un estudio del mercado interno y externo, del público al que queremos impactar, analizar el mensaje que queremos transmitir, de qué manera lo queremos emitir, si perseguimos un alcance local o queremos emitir un mensaje a nivel nacional o internacional.

El eslogan constituye una herramienta esencial para promocionar la tarea profesional que desarrollamos, por lo tanto, es una buena oportunidad de darnos a conocer en sociedad.

Fuente: Consultora de Ciencias de la Información

Read Full Post »


Lic. Patricia Allendez Sullivan

Kaplan y Norton1 han desarrollado la teoría del “Cuadro de mando integral” que permite emplear indicadores para evaluar el funcionamiento óptimo de una empresa; basado es ese concepto, Huselid, Becker y Beat2 desarrollaron el concepto de “Cuadro de mando del capital humano” centrado en la ejecución de una estrategia. Por lo tanto, su interés se centra en los indicadores oportunos y estratégicamente relevantes del staff, en nuestro caso, de la Unidad de Información y de los indicadores adelantados de su rendimiento.

Se trata de una herramienta crucial en el proceso de ejecución de la estrategia. Es muy importante, si vamos a desarrollar este tipo de indicador que tengamos en claro cuál es la función de los recursos humanos, así como el papel que desempeñan ante los ojos de un usuario.

El cuadro de mando de recursos humanos tiene cuatro dimensiones: éxito de la plantilla, liderazgo y comportamientos de la plantilla, y mentalidad y cultura de la plantilla. El éxito de la plantilla es la dimensión más importante del cuadro de mando porqué capta los resultados finales de la actividad que realizan los profesionales. Los indicadores reflejan la contribución de los profesionales a la ejecución de la estrategia de la Unidad de Información y tiene dos características principales: captan los objetivos principales de la Unidad de Información, o sea, son los inductores de actividad que contribuyen a la ejecución exitosa de la estrategia de la biblioteca y los resultado obtenidos se deben en un 80% a la actuación de los profesionales que integran el staff.

Además, debemos tener en cuenta que los resultados de la plantilla se relacionan con la cultura de la Unidad de Información. ésta refleja los valores y supuestos de la biblioteca con respecto a qué comportamiento son apropiados en esa biblioteca.

Según se suele afirmar el capital humano es el activo más importante de la biblioteca, de manera tal que podemos considerar que se trata de un activo con un flujo de beneficios mayores que los costes del activo. Desde la perspectiva de la biblioteca, el capital humano tendrá el mayor valor cuando esos beneficios tomen la forma de comportamientos de la plantilla que ejecuta la estrategia. Las habilidades de los profesionales y sus comportamientos, tienen un valor de mercado que se basa en lo que valen para otras bibliotecas, pero su valor estratégico se basa en el papel que juegan en la ejecución de la estrategia en la que desarrolla su actividad profesional.

La evaluación de ese papel requiere, primero, comprender los inductores necesarios para ejecutar la estrategia y segundo, la intensidad del capital humano de esos inductores de resultados.

¿Cuál es el papel estratégico de los recursos humanos? El servicio al cliente y en particular el comportamiento amable, oportuno y preparado del personal tiene una influencia clave en el servicio que se brinda al usuario.

El empleo de este tablero puede resultar interesante para todo administrador de biblioteca ya que le permitirá conocer la realidad del funcionamiento del personal que tiene a cargo.

1Kaplan, R. S.; Norton, D. P. (2000). El cuadro de mando integral. Barcelona: Gestión 2000.
2Husekid, M. A.; Becker, B. E.; Beat, R. W. (2005). El cuadro de mando del capital humano: gestión del capital humano para ejecutar la estrategia. Barcelona: Deusto.

Fuente: Consultora de Ciencias de la Información

Read Full Post »


Lic. Leonor Nayar

La globalización ha propiciado varios cambios en la sociedad, las bibliotecas no han quedado exentas de los mismos, al contrario, ha sido una de las más influenciada y favorecida por ellos.

Las bibliotecas públicas están al servicio del ciudadano. Se tratan de centros bibliotecológicos no especializados ya que su finalidad es atender las necesidades de información de la mayor cantidad de población.

En América Latina la situación se caracteriza por el aumento de la exclusión social, un alto índice de desempleo y un incremento de los movimientos migratorios.

Teniendo en cuenta este panorama las bibliotecas públicas cumplen un rol social como es el de garantizar el libre acceso a la información. Si bien la biblioteca pública sufre las condiciones generales de la región puede, a través de un presupuesto magro, brindar un buen servicio a través del acceso a las nuevas tecnologías.

La colección de la biblioteca pública debe reflejar la memoria de un pueblo y la memoria es la herramienta que nos permite recuperar el pasado para poder construir el futuro y darle sentido al presente.

La población de Argentina está integrada por una gran variedad de individuos que tienen diferentes necesidades informativas, sin embargo, por lo general, las bibliotecas públicas están pobladas por estudiantes de nivel secundario o universitario. Algunos usuarios de la tercera edad, amas de casa, graduados de nivel superior, educadores, investigadores, son también algunos de los usuarios que diariamente recorren las bibliotecas públicas de la Argentina.

Grattan1 considera que las bibliotecas son una necesidad para la democracia. Las bibliotecas públicas constituyen un sistema de servicio público que acompañan la labor pedagógica de todo el sistema educativo, además, brinda un servicio extensivo a la población en general. En el caso de la tercera edad resulta altamente satisfactorio ya que las personas al dejar de trabajar necesitan utilizar el tiempo en actividades creativas para evitar etapas depresivas.

Las bibliotecas públicas brindan un servicio de acceso a sus usuarios a las fuentes digitales de manera gratuita, así, es como permite igualar la posibilidad de desarrollo personal de todos los ciudadanos.

La biblioteca pública tiene un compromiso con el ciudadano que se establece a partir de la lectura, la información y la cultura. De esa manera permite al ciudadano acceder a un acervo valioso que le permite crecer en lo personal y en lo profesional.

1 Grattan, C. H. (1938). Libraries: a necessity for democracy. Sydney: Free Library Movement. p. 14

Fuente: Consultora de Ciencias de la Información

Read Full Post »


Lic. Patricia Allendez Sullivan

Podemos utilizar los conceptos de marketing para aplicarlo en nuestra vida personal y profesional. La finalidad del marketing es satisfacer los deseos y necesidades del cliente, beneficiando a su empresa. Por su parte, el marketing personal consiste en la aplicación de técnicas del marketing deforma lógica con la finalidad de determinar acciones que permitan alcanzar los objetivos específicos incluidos en la meta global de la vida laboral de un profesional.

El profesional es un producto que se introduce en el mercado con condiciones y reglas de juego que debe conocer y dominar para no fracasar.

Algunos ven esta técnica como una venta de sí mismo. De alguna manera esta afirmación es correcta. Si lo pensamos de manera objetiva cada vez que nos postulamos para un puesto, presentamos nuestro CV, acudimos a una entrevista laboral no “vendemos a nosotros mismos” ya que transmitimos una imagen positiva de lo que somos, aprendimos, experimentamos, o sea, “vendemos” nuestro hacer.

Para posicionarnos en el mercado laboral debemos pensarnos como un producto con valores, competitividad, exclusividad y creatividad. Si queremos conquistar al mercado laboral debemos realizar una mini investigación personal: ¿qué sabemos hacer?, ¿qué nos gusta hacer?, ¿qué nos disgusta hacer?, ¿Qué deseamos?, ¿hasta dónde queremos llegar?

Tenemos que pensar cuáles son nuestras aptitudes, competencias, en que nos destacamos con respecto a los demás. Una vez que terminamos la etapa de diagnóstico y tenemos en claro quiénes somos y cuál es nuestro potencial debemos pasar a la siguiente etapa.

Es aquí dónde interviene un nuevo concepto: personal branding, que apareció por primera vez en 1997 en USA; se trata de una forma de conseguir que un profesional se convierta en le primera opción en la mente de los miembros del mercado laboral. Para conseguirlo debe demostrar que es diferente y que puede ofrecer competencias apreciadas y poco desarrolladas en otros profesionales.

Estamos refiriéndonos a crear nuestra propia marca personal, de manera que podamos mostrar al mundo nuestra esencia que nos hace ser profesionales comprometidos, competentes y efectivos, y por lo tanto, muy apreciados por los reclutadores e instituciones que necesitan contar con personal dinámico y entrenado para triunfar.

El valor de los profesionales se refleja en su habilidad de relacionarse con sus usuarios, proveedores, colegas, directivos institucionales, para transmitir su entusiasmo, sus ideas, su potencial. Se trata de un profesional que sabe desarrollar sus habilidades personales de manera adecuada, y esto no es algo que se aprenda en el aula, sino que sólo se puede dar con mucha práctica y esfuerzo.

En un mundo conectado, que se transforma continuamente y en el que la información y conocimientos son relativamente accesibles, sólo podrá triunfar un profesional que gestione con habilidad las relaciones humanas, que tenga contactos sólidos y actualizados, y se comunique de manera abierta con su entorno. Al consolidar, así, su marca, el profesional deberá abocarse a la planificación de un buen plan de marketing que le permita destacarse en un mercado cada vez más competitivo y difícil de conquistar.

Fuente: Consultora de Ciencias de la Información

Read Full Post »


Lic. Leonor Nayar

Las bibliotecas y museos son, entre otras, son instituciones que deben preservar la seguridad y el acceso de los materiales que custodian.

La preservación es vital en la misión de cualquier institución cultural y la planificación de la preservación debe ser parte de un plan estratégico global.

Planificar para la preservación de un bien cultural constituye un proceso mediante el cual se diagnostica la necesidad del cuidado general y específica de las colecciones, estableciendo prioridades e identificando los recursos necesarios para llevar a cabo las acciones correspondientes.

Por medio de la planificación se establecen programas de preservación, y se asignan los recursos necesarios para llevarlo a cabo.

Los programas de preservación deben presentarse por escrito y tienen que tener un alcance amplio; se trata de un documento trascendental en el que se proyecta un curso de acción que satisfaga las necesidades de preservación de las colecciones de una institución.

Proporciona los lineamientos para alcanzar las metas y prioridades establecidas tras la etapa de diagnóstico, ayuda a mantener de manera coherente el plan de preservación, registra la preservación presente y pasada y configura los pasos óptimos de la gestión correspondiente a dicho plan.

El plan de preservación debe tener en cuenta las restantes actividades que se realizan en la Unidad de Información, así como debe encuadrarse en la política, misión, visión de la Biblioteca.

Primeramente debe realizarse un estudio de la evaluación de la necesidad que debe contemplar las políticas, prácticas y condiciones que afectan la preservación de todas las colecciones. Tiene que contemplar el estado de todas las colecciones que alberga la biblioteca y los aspectos que se deben mejorar. Debe tener en cuenta las condiciones generales del edificio, la humedad y temperatura, así como la posibilidad de su modificación de ser necesaria y sobre todo, tiene que saber con que recursos se puede contar para poder diseñar un plan que pueda llevarse a cabo.

El diseño de un buen programa de preservación está destinado a asignar a los recursos humanos disponibles actividades y funciones que lleven a cabo para conseguir el objetivo general que es mantener de manera óptima la colección.

Todo programa de preservación debe tener en cuenta la preservación preventiva que se centra en prevenir la degradación de las colecciones y la reparación que se encarga de corregir el deterioro causado por agentes físicos o químicos.

Todo proceso de planificación de preservación debe tener en cuenta ambos componentes ya que ambos frecuentemente dañan a todas las colecciones de una Unidad de Información.

Fuente: Consultora de Ciencias de la Información

Read Full Post »

Older Posts »